lunes, 2 de octubre de 2017

Viva la automedicación

Nueva entrada semi clandestina en este blog relativamente anónimo.

Semi clandestina por eso de la identidad, y porque me la juego revelando información que puede llegar a la autoridad (familia y psiquiatría, fundamentalmente).

Solidarizado con Cataluña, tras la jornada de represión que sufrieron ayer los que querían votar, porque sé de sobra lo que es la falta de libertad, el castigo e, incluso, me atrevería a decir que la tortura, entendida ésta como daño que te inflinge la autoridad, sin ánimo de definirla mejor ahora.

Bien. Viva la automedicación.

Realmente, no he comprado medicinas esta mañana. He comprado triptófano, un aminoácido esencial que aumenta la serotonina y presente en carne, huevos y leche; y un complejo de vitaminas del grupo B, esenciales para el sistema nervioso.

Lo he hecho por supervivencia porque hoy, y a menudo últimamente, estoy baldado, sin ánimo ni fuerzas, y porque, si fuera por la psiquiatría y sus protocolos, tras mi brote de este verano, me dejarían así meses, si no años o para siempre.

Pero mi madre, quien incluso me ha llegado a temer sin más motivo que mi etiqueta psiquiátrica y algunas noticias ocasionales sobre parricidios, pero ése es otro tema, me ha espetado, al ver mi compra: "¿Tú eres consciente de que te automedicas, no?".

Le he señalado que son alimentos, pero tendría que haberle dicho: "Sí, y a mucha honra".

La psiquiatría no quiere más que tomes las drogas que ellos te recetan y que no tomes otras. Si vas continuamente al médico, quien por cierto nunca está cuando lo necesitas (cuando lo necesitas para evitar terminar en urgencias y/o ingresado), ahí sólo estás tú, pero decía que, si vas con todos tus síntomas al médico, saldrás sobremedicado.

No le importan casi las situaciones vitales que te afectan.

Muchos, espero que no la mayoría, ni te dirán que hagas ejercicio, por ejemplo, ni te preguntarán cómo comes, entre otros factores determinantes para la salud.

Hablo en todo momento de psiquiatras, claro.

Sí te preguntarán cómo duermes. Ahí, hacen bien, porque dormir es fundamental para quienes tenemos trastornos graves, y descuidar el sueño fue el principal factor de mi crisis de este verano y, prácticamente, de las anteriores.

Por tanto, cuidarte depende sobre todo de ti, no de esa persona que ves cada mes o dos meses y que sólo te droga.

No estamos todos los días igual. Por tanto, es absurdo el propósito de la psiquiatría de que te administres todos los días la misma dosis de lo mismo para conseguir esa estabilidad. Para conseguir un equilibrio, tendrías que tomar algo para subirte cuando estés bajo, y para bajarte cuando estés alto (si nos fijamos sólo en drogas y no en otros factores como ejercicio, música, aire libre, aficiones, afectos, alimentación, sueño...).

Y aún así, a menudo consiguen esa estabilidad en los pacientes. ¿Cómo? Dejando a las personas planas y anestesiadas, normalmente; aletargadas unas; y otras, las que sólo sufrían de depresión, con la suerte (ahora lo veo así) de que les cambien esa atonía, y les lleven del pozo en el que estaban inmersos a una nube química de felicidad artificial. Que tampoco es la vida real, pero evita suicidios, males mayores y tal, y que admito que la vida real (eso que anhelo desde que me he visto medicado prácticamente sin interrupción desde hace 14 años) puede ser tan insoportable que a veces necesitemos un descanso (y de ahí el éxito de bares, camellos e industria farmacéutica).

Y ya para ir terminando, porque escribir es una de las cosas que me da la vida, pero también precisa energía; ¿Esa persona que te ve cada dos meses, sabe mejor que tú cómo estás? ¿Esa persona, qué ha tomado de lo que a ti te receta? Menos que tú, seguro; y que no todos reaccionamos igual en todo momento a lo mismo, también.

Aquí hay tema para rato.

Un saludo y gracias por su atención.





viernes, 29 de septiembre de 2017

Problema con Facebook

Hola.

Acabo de publicar lo siguiente en Facebook, pero ya no lo puede ver nadie:

Facebook ha creado una página con mi nombre y foto sin mi permiso, os ha puesto de seguidores a los amigos, sé que ha enviado invitaciones para que le déis a me gusta, y le doy a eliminar y me dice: "Programada eliminación para dentro de 14 días".
Desactivo mi cuenta temporalmente a ver si eso ayuda a resolver el tema. Ya me avisaréis de los eventos por wassap. Lo siento por los cumpleaños. Estamos!!!


miércoles, 27 de septiembre de 2017

domingo, 24 de septiembre de 2017

De vuelta con salud (mental)

Hola.
(pasan los segundos...)
No tengo inspiración ni claridad ahora mismo, pero bueno.
Si usted es lector de este blog, habrá percibido que este verano sólo he colgado vídeos musicales.
Aparte de una inquietante entrada con la bandera de ISIS y la letra de Ruiner de Nine inch nails, hacia el 18 de agosto, y otra cuyo mensaje no soy capaz ahora de sintetizar, esta última del pasado martes, y que constituía un suicidio social, por si no lo era ya la anterior. Ambas han sido retiradas.
Las entradas de mayor éxito en este blog versan sobre salud mental. En concreto, Supervivientes de la enfermedad mental y de la psiquiatría figura en primer lugar, y ¿Te has tomado la medicación? es la tercera de la lista Entradas populares, que encontrará usted al pie de este sitio, donde también aparece Desempleo del 85% (entre el colectivo de afectados por trastornos graves), un post que apunta siete causas para esa ínfima tasa de ocupación.
En la misma clasificación, aparece cuarta Decrecimiento/Recuperemos nuestras vidas, y ,ya en otros puestos, El dopaje te rodea y Violencia sexual. Considero que son cuestiones relacionadas con nuestra salud, de la que tengo una visión global, que no desliga la mental de la física. Sin olvidar una entrada de sociología, La cuadrilla es la gran muralla vasca, segunda en el podio; pocas cosas hay más vinculadas a la salud mental que las relaciones sociales.

Lo que he referido de las entradas con la bandera de ISIS o tipo suicidio social, indica, una de dos:
1.- Soy 'artista' excéntrico.
2.- Para quien me conozca y sepa que no soy lo anterior (de momento): he padecido un desvarío, un quebranto de mi salud mental.

Tal vez, a saber, sufra estos brotes por mi esfuerzo por mantener la cordura. Quiero decir, no como único factor; cuando sufro un brote (van 4 episodios en 14 años, y por tanto, el tiempo que he pasado trastornado en mi vida es ínfimo comparado con todo el resto) siempre es por un combo de factores.

El sistema, por poner un nombre a la alianza familia-psiquiatría-sociedad, quiere pensar, y se convence, de que las causas siempre son: no se ha tomado la medicación y/o se ha drogado (drogas ilegales, se entiende).

Pues bien: sí que estaba tomando el neuroléptico, ajustado, pautado, en concreto el doble del mínimo aquel que celebré hace unos meses, cuando no el triple; pero maldigo la mancha que supone en esta declaración y en mi memoria esas malditas caladas de cannabis, en su forma de hachís o marihuana, que di en julio; de hecho, la noche del fogonazo psicótico, cuando sucedió el comienzo del brote en forma de revelación o reenganche al delirio de hace años (llevaba 7 estable), había fumado un par, no más, de caladas de hachís para calmar los nervios del estómago.

No se puede reducir como causa a esa ingesta de esa droga todo mi trastorno estival, claro, aunque a mí me sirva para confirmar el motivo por el cual he evitado esa sustancia, tan popular, y no así otras (estimulantes) durante años, y ya queda para siempre descartada para mí como el veneno que supone para mi organismo.

¿Por qué fumé aquello, aunque fuera tan poco? Exceso de confianza, sobre todo. Sentía que podía hasta con mi 'criptonita' particular, aunque no me atraían para nada sus efectos, más allá del calmante. De hecho, en mi historial de consumo de sustancias estuperfacientes, no figuran los alucinógenos (LSD, peyote, setas, etc.), a excepción del cannabis, tan peligrosa como banalizada en nuestra sociedad, sobre todo la vasca.

¿Que a ti te sienta bien? Pues zorionak, felicidades, disfruta, pero lo de siempre: allá cada cual y, por tanto, lo que es bueno para uno no tiene por qué serlo para los demás.

Por ir terminando: ¿qué otras normas fundamentales que seguía antes para cuidarme vulneré para que me diera un brote? No dormía mis horas, sobre todo. Y lo dejo aquí.

Muchas gracias por su atención.

PD: la falta de claridad e inspiración del principio del post se debía al neuroléptico, claro, que ahora me lo inyectan una vez al mes, así que no lo puedo regular, no puedo tomar más o menos según cómo me sienta (mantengo como siempre que una sustancia psicoactiva, bien sea droga o psicofármaco. tenga mayor o menor sentido esta separación, no sienta igual todos los días ni en todas las situaciones y momentos, y mucho menos a la misma persona, y que además, como se demuestra una y otra vez y he visto claramente este verano, la toma continua sólo lleva a la habituación y a la pérdida de efecto deseable de la sustancia --por distinguirlo de los indeseables o 'secundarios').

¿Qué, hay material para otra serie de entradas en este blog, o no?


domingo, 18 de junio de 2017

Journalist gives Spanish lessons

Basque native funny journalist gives Spanish lessons in Donostia-San Sebastián, former European Capital of Culture 2016



I took this pic in 1999 at the Cliffs of Moher, Galway, Ireland. I love Ireland and I improved my English there. Irish people are so nice and friendly that they say an unknown person is a friend you still don't know.

Let me show you unknown Donostia as well. We'll play, sing and have fun while learning Spanish and a little Euskera (Basque lenguage).

First lesson for free. Personal and individual. Lot of humour. You'll learn also slang.

It's easy to find me. Dare!

Unai
(My name is Basque and means cowboy. Get your own Basque name!)

martes, 6 de junio de 2017

Mi lucha

(Adaptación de lo que publiqué para mis amigos de Facebook ayer lunes 5 de mayo de 2017)

Es la guerra (a la psiquiatría convencional)

(Por amor a la humanidad)

El sábado tuve que bloquear por whatsapp a un amigo del pasado al que se ha cargado la farmafia y su brazo armado la psiquiatría. Toma 6 pastillas al día de tres psicofármacos distintos, dos de ellos calmantes (en concreto, un ansiolítico y un antipsicótico) y un antidepresivo, pero creo que éste último sólo refuerza su egocentrismo y desapego, su puta neblina química que no le deja ver lo que le rodea ni lo que tiene dentro. Está anulado y ha caído en un bucle. Tuve que bloquearle para que no me arrastrara al puto pozo en el que lo han metido. Porque tengo memoria, y recuerdo que ha ido a peor desde que cayó en las garras de esa disciplina médica, y que esta fase, la peor, empezó cuando ya estaba sobremedicado.

(Tan en caliente estaba yo ayer, que terminé con el siguiente párrafo:)

Os odio hasta la muerte. No me esperéis. Y no se os ocurra buscarme, porque me encontráis.

(Eso sí, Harkaitz, el martes acudiré a la cita que tenemos. A mí me has tratado bien. No entiendo lo que habéis hecho con él, pero todo se puede hablar. Ya he recapacitado y estoy más tranquilo, y prefiero la evolución a la ruptura).




viernes, 2 de junio de 2017

Mensajitis



Facebook me recuerda que en 2016 compartí esta foto genial, y también que tres años antes, puse con humor: "Si toco fondo, no me ahogo 😄 ". Creo que ambas publicaciones se pueden relacionar, ¿o no?


Po otra parte, con la que he titulado:

Hola, me llamo Unai y tengo mensajitis.

¿Deformación profesional? (soy periodista) ¿Miedo a la soledad? ¿O mero vicio?

Progreso adecuadamente, es decir, voy bajando de mensajes en número, extensión, y cada vez me limito más a la gente allegada que me hace caso. Además, tan grave no será mi problema, porque la peña me contesta (gracias 😉😉😉) y nadie me bloquea, salvo una chica que lo hizo una tarde de hace tres años o así, después de haberme escrito "amorcito" por la mañana; una persona muy joven que sólo estaba jugando, vamos.

Reconozco mi problema públicamente porque ya no me vale con progresar "adecuadamente". Acabo de ganarme una reprimenda merecida, por el cariño que me tiene un amigo que quiere ayudarme a superar esta adicción. Y ante mi asunción de mi debilidad, prefiero comunicarlo así (¿será comunicacionitis lo que tengo?) porque necesito dar un paso de gigante con este tema y ya no confío, a estas alturas de la película, en conseguirlo de un día para otro con mera fuerza de voluntad.

¿A alguien más le pasa? (no miro a nadie 😉 😋 ) ¿Hacemos un grupo de ayuda mutua (por whatsapp o por Facebook? ;D XD :D )

Un saludo y gracias por leerme

PD: No he mirado a ver si el término mensajitis está acuñado en la red. Me imagino que sí. Lamento haber escrito una entrada tan pobre para un mal tan común y grave de nuestros días, que además genera algo peor que cansancio o distracción: malos entendidos, que pueden distanciar a personas que se estiman. ¡Con lo fácil que es llamarse!

viernes, 26 de mayo de 2017

Un callejón luminoso


Una calle de paso
alberga un destino;
un paradero conocido
donde encontrarse
y diferenciarse;
un espacio público
donde ser tú mismo
y conocer a otras personas singulares;
un rincón para brillar
con la modestia de los grandes
 y donde disfrutar
de los mundanos placeres.

 Actualmente, el bar Callejón 13 alberga una exposición pictórica de Paoletta Balmelli, Omar Clavé e Ibon Gurrutxaga.
Asimismo, el próximo martes, 30 de mayo, será punto de encuentro de músicos en la jam organizada por el diestro percusionista Asier Arratibel.

Dirección:
Calle Marino Tabuyo, 13; Donostia-San Sebastián
barrio de Gros; donde Lanbide

Seguiremos informando y opinando.

The Stone Roses - The Stone Roses (Full Album) (1989)

miércoles, 17 de mayo de 2017

Somos de colores

Hoy es el día contra la LGTBIfobia. Contra la contra, es decir, a favor de Lesbianas, Gays, Transexuales y BIsexuales, y hay manifestación a las 19.30 en el Bule, en solidaridad con Chechenia, sobre todo, donde al igual que en otros muchos países, ser homosexual puede costarte la muerte.
De hecho, amigos homosexuales manejan mapas de cómo es la situación de sus derechos y el grado de homofobia en muchos países, para tenerlo en cuenta a la hora de viajar.
Vamos, que están luchando por la supervivencia allí donde no ha habido tanto progreso social en este sentido.
Por lo demás, creo que en nuestro entorno, estos colectivos han conseguido un alto grado de visibilización y normalización, teniendo en cuanta de dónde partíamos. Así que les felicito. Ahora. Porque antes, yo también he sido adolescente homófobo, por lo menos hacia afuera, no vaya a ser que pensaran que yo no era como tenía que ser para ser aceptado.
 
Y con la visibilización y reivindicación, ilustrada con esa frase de "salir del armario",estos sectores  han inspirado y mostrado una técnica efectiva a otros muchos movimientos; por ejemplo, los aquejados de problemas de salud mental, víctimas también de discriminación y tal, comienzan (comenzamos) a dar la cara.
 
No te sientas nervioso ante este panorama si te consideras "normal"; porque, probablemente, tú tampoco lo seas ;) Así que te felicito a ti también, normativo de mierda (normativo: que pone normas a los demás). Con cariño sincero : )
Porque la diversidad se abre camino para liberarnos a todos.
 
Ilustro con la portada del cuento escrito por mi madre y premiado en 1974, cinco años antes de que yo naciera.

martes, 16 de mayo de 2017

No soy una marca (personal)

Recién publicado por mí en la red social beBee, de networking e intereses y aficiones:

No soy una marca.
Y, sí: esto es personal.
No tengo departamento de personal.
Ni soy impersonal.
Como antes tampoco era un CV.
Soy una persona.
¿Obvio?
Por lo que veo en internet, no estoy tan seguro.
Por supuesto, tengo mi grado de hipocresía para sobrevivir.
Pero intento ser auténtico. No para sentirme mejor que nadie, sino porque lo necesito.
Para no sentirme peor. Para no sentirme escondido, reprimido, infiltrado...
Para no sentirme solo.
Digo: "Aquí estoy".
Por supuesto, soy un profesional.
Y esto es lo que sé hacer: comunicar. Mejor o peor, pero comunico. Y espero transmitir.
También escucho. Mucho. Te escucho a ti, a la otra y a los de más allá, y no entiendo por qué se parecen todos tanto.
¿La mejor estrategia de mercado o como se diga no era la diferenciación?
Pero claro, si te mueves, no sales en la foto.
Si no te dan 'me gusta, recomendaciones o relevantes, no llegas a más público; y, si no hay cantidad de audiencia, tampoco hay calidad.
No se trata de conseguir la aprobación de los demás.
¿Seguro?
Las redes de networking, son otra cosa, ¿no? Ahí no estás para epatar, sino para poder ganarte las lentejas.
"Mirad qué buen profesional soy".
"Mirad mi lado bueno".
"Mirad cuántos me siguen... de calidad, claro".
Aunque a veces recurramos a los mismos trucos que en otras redes, como carteles o citas.
Diseño para que las palabras entren por los ojos directas como un chute al cerebro, sin filtros.
Y citas de otros, porque nuestra opinión igual no es lo bastante buena.
Fotos de perfil, porque de frente salgo mal.

Admito que beBee me gusta. Hay más fotos de frente, con sonrisas francas, como antes de la era selfie. Descubro que a los CEOs esos les gusta el punk, como a mí. Y las personas me resultan más cercanas, a la par que profesionales. Porque de eso va esto:

"Hola, soy la persona detrás de esta fachada. No voy de perfil, voy de frente. Me caes bien y me gusta tu labor. Quiero trabajar contigo. ¿Te gusta lo que hago?" Y así todo.

Porque así es como deberia ser. Porque así es en la vida real, la realidad, que, como decían en Expediente X, está ahí fuera.

domingo, 14 de mayo de 2017

Atari Teenage Riot - Kids Are United

La humanidad suicida

ADVERTENCIA:

No miréis. No leáis. Los dos primeros párrafos del reportaje que publica hoy EL MUNDO me han cortado el rollo, me han enbajonado.

ÁFRICA

El infierno en Sudán del Sur: "Matad a las madres. A los niños. Quemadlo todo"


Soldados y milicianos rebeldes en la aldea de Thonyor, en pleno frente de batalla entre el Gobierno y la oposición de Sudán del Sur. ALBERT GONZALEZ FARRANAFP

Las matanzas y atrocidades se multiplican en la limpieza étnica que arrasa el hambriento Sudán del Sur

Mi comentario:


No parece una guerra azotada desde fuera. Es peor que eso. Es la típica guerra entre vecinos, como lo fueron los genocidios de Ruanda y Burundi en los 90; las guerras en la antigua Yugoslavia, especialmente en Bosnia, de la misma década; o la de España entre 1936 y 1939, en la que el pretexto político sirvió a muchos criminales para dar rienda suelta a lo peor de sí mismos.
Da igual quién les vende las armas. Eso es un insulto, es como decir que no les puedes dejar solos, que no son capaces de controlarse. Si yo me agarro un pedo, no le echo la culpa a Martini ni al bar, y si condujera entonces y matara a alguien, sería un asesinato. Si usara como arma un cuchillo de cocina o mi bate de beisbol, la culpa sería mía, en ningún caso de quienes me los regalaron, porque soy adulto y responsable.
De la misma manera, esta gente se está matando entre ellos. Sólo hay un matiz: ha faltado prevención. Eduquemos a nuestros hijos para que nunca más vuelva a pasar algo así aquí. Porque allí, ya es demasiado tarde. Están condenados. Pongamos nuestras esperanzas en que los supervivientes construyan un país mejor.

Dolor.

jueves, 11 de mayo de 2017

Madres, el origen de todo

Todas las personas nacimos de una madre. Esto es una obviedad, pero a veces se nos olvida. Y tanto la madre como la criatura sufren a menudo violencia obstétrica, creo que se llama. Os invito a conocer las asociaciones Club de Malas Madres y El Parto es nuestro, que sigo de lejos gracias a mi hermana. Hoy, por cierto, es el cumpleaños de nuestra madre.
¿Por qué se hacen llamar Malas Madres? Tal como lo entiendo yo, proclamar que eres una mala madre es liberador, es rebelarte contra todas esas injerencias externas en la crianza y contra tu propio sentimiento de culpa, que claro, no tendrías sin la exigencia de ser perfecta. Decir soy una mala madre es decir que no eres perfecta como todo el mundo espera, a la altura de otras liberaciones mentales como proclamarte loco o decir que no puedes más, que es sanísimo.
Esto es como lo entiendo yo, repito.
Y El parto es nuestro, como su propio nombre indica, reivindica el control de la madre sobre el acto de dar a luz. Porque es alucinante, por ejemplo, la de partos que se provocan, y esto menos mal que se empieza a decir hasta en la tele en horario de máxima audiencia, para que lxs médicxs se puedan ir de fin de semana o vacaciones (estadísticamente, nacen menos niñxs en puentes y findes, qué casualidad tan sospechosa).
¡Hostias, despierta! No te estoy hablando de feminismo, estoy hablando de ti y de mí, ¿o de dónde has salido tú también si no? ¿No te cabrea que te han violentado desde el mismo momento en que naciste?
Precisamente, me gustaría que algunas activistas del feminismo se acordaran también de ese derecho fundamental (a ser madre) y no sólo del derecho a no serlo. Sororidad es ir más allá de tu lucha personal. Ya, ya sé; no eres solo un vientre con patas, vale, muy bien; pero, ¿podrías por una vez dejar de pensar solo en ti y extender tu lucha a otras compañeras?

Cagüén to, los prehistóricos lo tenían más claro. ¡Volvamos a los orígenes! (sin perder el control de natalidad y otros muchos avances, pero, ¡joder! Ahora que ha sido el día de la madre: no es sólo la que te hacía los macarrones o te encontraba las cosas. No era tu esclava. ¡Era tu creadora!

Ya me perdonaréis que,una vez más, haya escrito con las tripas, pero a ver si así despierto vuestro interés.

Nota: no me olvido para nada del derecho de los padres a ejercer también la paternidad, pero cada cosa a su tiempo y su publicación a su tema.

¡Y ésta va de tus orígenes y los de la humanidad entera!

Gracias, ama. Gracias, amona. Gracias a todas.

martes, 2 de mayo de 2017

Contra el acoso escolar

#NOalAcosoEscolar
 
Esta entrada también podría haberse titulado:
"Estamos con vosotros" o "No estáis solos contra el mundo".
 
Descubro por Twitter que hoy es el día mundial contra el acoso escolar. Que ahora se llama bullying. Pues vale, #bullying.
 
Un tema de moda, afortunadamente.
 
En un reciente congreso de Psiquiatría en España, salió a la luz que el 70% de quienes lo sufren desarrollan trastornos con el tiempo. También es discutible quién está de verdad trastornado y quien, simplemente, se ha comido (y tragado) un diagnóstico psiquiátrico, pero el dato me encaja.
Quien escribe estas líneas habla muchas veces de su trastorno pero no tanto de sus causas. Cuando manifesté mis primeros síntomas de mi trastorno esquizo-afectivo, aquella psiquiatra que me dedicó tan poco tiempo no sabía nada de mí y se limitó a preguntarme por mi consumo de drogas.
El tiempo y la experiencia demuestran que las drogas aceleran, pero no provocan los trastornos. Si no, media Euskadi estaría loca (a día de hoy, uno de cada tres conductores analizados da positivo en los test preventivos anti drogas de la Ertzaintza, noticia reciente pero no sorprendente).
 
Estamos hechos de pasado. El futuro no existe. Vivimos en el presente. Sartre decía que lo importante no es lo que hicieron de nosotros, sino lo que nosotros hacemos con esto que hicieron de nosotros. Intento hacer lo que puedo de lo que quiero, y lo que quiero de lo que puedo. Y tengo el valor de mirar dentro de mí, y de sentir en vez de vivir totalmente anestesiado (ya he escrito anteriormente que he buscado que me pauten la menor dosis posible de antipsicótico). Porque merece la pena. Lo otro no es vida.
 
Ruego excusen esta reivindicación personal, si quieren me busco un cartel como hacen todos.

Felicito a las ikastolas por estar adaptando el programa finlandés contra el acoso escolar. Animo a todo aquel que lo sufra ahora mismo, como directamente afectado o como allegado. Y a los observadores pasivos, les digo que no tiene ni puta gracia.
 
Una vez, una chica, hace diez años o así, me dijo, respecto a mis acosadores de la infancia y a lo que yo hacía en aquel entonces con mi vida: "¿Les vas a dejar que ganen?".
Entiendo el planteamiento, y la rabia me viene bien como motor a menudo, pero la competición es parte del problema. El rollo "yo estoy por encima, tú por debajo. Yo soy fuerte, tú eres débil". Toda esa mierda. Y las jerarquías. Tenemos que pasar de competir a colaborar, es lo que nos diferenció como especie y nos hizo fuertes. Los de arriba utilizan el divide y vencerás para tenernos controlados.
 
Ya no huyo de todo aquello. Trato de sanar las heridas que cerré en falso, sin haber curado, de ahí que me volviera loco con el tiempo, por tapar y esconder. Hay que conocerse, aceptarse y perdonarse, como me recordó ayer una amiga. Tengo que perdonar a este adulto que soy yo que no defendiera a aquel niño marginado que era entonces. ¿Como para volverse loco? Lo que me volvía loco era seguir huyendo como si todavía me persiguiera alguien.

He leído el típico tweet que dice que el acoso lo sufren los más débiles y que no hay que compadecerles sus "lloriqueos", sino incitarles a defenderse. Suena un poco como cuando les dicen a las víctimas de otras agresiones si se resistieron de verdad. Normalmente, a chicas violadas. Yo mismo me he culpado mucho tiempo por no haber "sabido defenderme". También para volverse loco. Ahí sí que habían "ganado" ellos. Pero se acabó.


{Eso sí, disfruté coincidiendo ya de mayor con uno de aquellos cabrones en unas clases de Kick Boxing y soltándole un buen derechazo, pero eso es otra historia; desgraciadamente, ya no puedo volver atrás a repartir más hostias; y, afortunadamente, ya no soy yo solo contra el mundo}.

domingo, 30 de abril de 2017

Un Fachabook para distraerlos a todos

¿Cuándo creamos el Fachabook? Propongo que el fondo sea azul, censuren pezones femeninos, y sirva para que los contestatarios de izquierdas se conformen con manifestarse sólo ahí, en su burbuja, retroalimentándose sin cambiar nada, que dentro de sus círculos impere lo políticamente correcto mientras ahí fuera ganen Trumps y Le Pens... Espera...
Creo que el fenómeno ése de retroalimentación que favorece Facebook se ha definido como "campana de eco", porque te metes dentro y te devuelve tu opinión. Cuando das tu aprobación a ciertos contenidos, la red social lo tiene en cuenta para mostrarte más de lo mismo. De hecho, un estudio calculó una vez que los usuarios que definía como progresistas sólo llegaban a ver un 23% de contenidos contrarios a su parecer. Y mucho porcentaje me parece ya.
Aunque a veces, les gusta cabrearse, y por eso vuelven virales vídeos de agresiones fascistas o declaraciones de obispos católicos, por ejemplo. Bueno, dicen que es para erradicarlas. Y de hecho, los linchamientos virtuales están a la orden del día.
El año pasado, leí un artículo muy bueno que defendía que nos terminamos autocensurando para evitar que alguno de los bandos en contienda nos linche, y por tanto todos los contenidos se vuelven monótonos, repetitivos, nadie asoma la cabeza para que no se la corten.



 

El Islam feminista

 En primer lugar, recomiendo la lectura de esta entrevista, porque es la que ha suscitado esta entrada:

M. Laure Rodríguez Quiroga: «Regular sobre el cuerpo de una mujer musulmana nunca es garantía de liberación»



Lo que da de sí un solo libro... Según he entendido de la lectura de esta entrevista, esta activista defiende una interpretación feminista del Corán y, por tanto, del Islam. Ya sabíamos que cabían diversas interpretaciones, pero a este paso me lo voy a tener que leer yo también para montarme mi propia película yo también, en estos tiempos en los que los chavales, afortunadamente, ya no tienen que leer obligados la Biblia (sobre la que estábamos bastante de acuerdo en que era un rollo txungo, el Antiguo Testamento, y otro más hippie de paz y amor el Nuevo).

A veces, salirse de la foto sirve para salir en otra, como esta chica. Otras, desgraciadamente, para que te borren del mapa. Le deseo suerte y que triunfe su visión, claro. Nos conviene a todxs.

¡Pero no os quedéis en estas líneas! ¿Habéis leído la entrevista o El Corán? Ya, ya sé que no llegamos a leer todo. Bueno, poco a poco.

Un saludo

sábado, 29 de abril de 2017

A que gana Le Pen...?

¡Uuuuh, que viene Marine Le Pen por la extrema derecha! ¿Que no va a ganar? Eso decían de Trump, quien también tenía a los medios, el sistema y la izquierda en contra. Por cierto, en Francia, Melenchon, el izquierdista que quedó cuarto tras Macron, Le Pen y Fillon, se niega a dar consignas a sus partidarios, no apoya a Macron frente a Le Pen.
¡Que Le Pen no va a dejar entrar a los sirios! La UE ahora tampoco les deja.
¡Que va a bombardear Siria! Eso ya lo hizo Hollande.
¿Expulsar a los musulmanes? Imposible. Son seis millones de franceses.
Ella también engaña, porque al terrorismo internacional no lo va a parar con muros (la mayoría de los terroristas que han atentado en Francia son ciudadanos de la República).
Lo que sí puede cumplir, y por eso le temen medios y sistema, es salir de la Unión Europea, referéndum mediante. Y entonces, sin Francia, la UE se iría a pique, que también es el deseo de Melenchon, así como poner coto al libre mecado.
 
¿A que volvemos a las pesetas?


miércoles, 26 de abril de 2017

Que viene el lobo...

He puesto "que viene el lobo", porque es un símbolo, y "loba" tiene otras connotaciones (que a mí, al menos, no me dan miedo 😜 )
Pero voy a hablar de Marine Le Pen.

Esta entrada también se podría haber llamado:

Juego de trileros

El timo de la izquierda y la derecha

(se podrían poner más títulos)

La dicotomía entre izquierda y derecha, como posiciones políticas, representadas en el escenario europeo por, respectivamente, socialdemócratas y conservadores, quienes se han alternado en el poder, ha sido un timo, un juego de trileros, una farsa, mientras profundizaban en el neoliberalismo y se cargaban el Estado de Bienestar con la excusa de la crisis que habían provocado los especuladores (y van y los rescatan).
Bien, y, digo yo, si vemos esto, si esto está claro, si no digo nada nuevo, ¿por qué todavía hay etiquetas que sirven para asustarnos y provocar nuestro rechazo?
Porque seguimos engañados.

Los que son más anticapitalistas no quieren la Unión Europea, pero están tan enganchados a su identidad "de izquierdas" que les asusta Le Pen.
¿Por qué?
¿No va a dejar entrar a los sirios?
La UE tampoco les deja.
¿Va a bombardear Siria?
Hollande ya lo hizo.
Le Pen se puede cargar la UE. Y, como me dijo el otro día un veterano ya hastiado, "por lo menos, cambiaría algo".
Macron es más de lo mismo. Los mercados le aplauden. ¿Y a dónde nos lleva el capitalismo?

Allá ustedes. 
Esta entrada debería de haberse titulado:
¿A qué tienes miedo?


lunes, 24 de abril de 2017

Escritoras


He visto por Facebook una llamada a escribir el nombre de un libro escrito por una mujer que nos haya cambiado la vida a cada unx. Imagino que la convocatoria se enmarca en el día del libro, 23 de abril, que fue ayer, y en eso que se llama dar visibilidad a las mujeres en ámbitos en los que no han contado históricamente con tanta como los hombres.
Inevitable acordarme de mi madre, Koro Saavedra, autora de, entre otros, el cuento 'Viaje al Arcoiris', editado por editorial Bermingham, con ilustraciones de Concetta Probanza.
No es un libro que me haya cambiado la vida, pero lo escribió la mujer que me la dio.

Y, más reciente, un recuerdo para Rakel Terceño, quien firmó como Rakel Jun Love, su nombre artístico, el libro 'Siempre estoy bien', ilustrado por el gran Kanif Beruna. 

Como cualquiera que haya leído mucho en formato libro (aunque en la actualidad, no suelo terminar ninguno), me han causado impronta autoras, claro, a través de sus obras. Recuerdo 'El plan infinito' de Isabel Allende o la saga de 'El clan del oso cavernario' de Jean Marie Auel. Tipo best seller. No puedo decir si son buenos o malos porque los leí hace mil años.

Considero que si un libro te cambia la vida, mal vamos. Yo no puedo aquí dejar de recordar 'Fahrenheit 451' de Ray Bradbury (un hombre) como uno de los factores que alimentaron mi primer delirio, hace 14 años.
En todo caso, de cambiarte la vida, que te la mejore, claro. Pero que seas tú, no el libro.

Obvio.

Un saludo

miércoles, 1 de marzo de 2017

Va por ti

"¡Qué bien vives!".
-- No, si quieres me vuelvo un puto amargado resentido como tú.

Antes de ir a buscar a mi amigo y de que encontráramos su cuerpo el domingo pasado, escribí esto:
"Ha fallecido Pablo Ráez tras una larga lucha pública contra la leucemia. Su último mensaje ha insistido en que disfrutemos de la vida.
En general, ese mensaje, el de disfrutar de la vida, ha abundado siempre en esta red social.
Pero a la hora de la verdad, cuando alguien lo consigue, a la mayoría de la gente no le gusta. Tampoco les gustará este post porque pone el dedo en la llaga".

La muerte es el final. A mi entender, si no eres creyente, es una falta de respeto a los que no están decir que siguen vivos. Los recordamos, pero se están perdiendo todo esto que nos rodea. Tú sí que sigues aquí, no te evadas, no huyas; agradécelo, disfrútalo. Por los que ya no pueden hacerlo.
Celebremos la vida porque de ésta no salimos vivos.
Ellos lo habrían querido así, que viviésemos. Va por todos ellos.
 
Quien se ha muerto es otra persona, esta vez, pero tú no te creas que te vas a librar. Porque te comportas como si fueras inmortal. Sí, tú, el del espejo.


No future. Only present.
 
Va por ti, compañero.

No me viste hacerlo, ni me verás. Porque no estás, ni arriba, ni debajo, ni eras aquel del tanatorio.
Aquello sólo era un cadáver frío. Tú ya te habías ido. Tú te lo pierdes. Cabrón. Te queremos.

jueves, 23 de febrero de 2017

La fruta prohibida

Para mentes abiertas (es decir, el 20% de quien se crea abiertx, más o menos):


Y en el principio, fue la manzana.

Y Eva, que era más lanzada que Adán, probó la fruta prohibida.

A Adán, que era más formalito, le habían contado que la fruta mata o que engancha o alguna mierda de esas. Así que, como era de esperar, se empachó y le sentó mal. Y luego le echó la culpa a Eva en la Biblia. Y a la serpiente, que sería Pablo Escobar o el de Breaking Bad. A todos, menos a Dios, que era el que lo controlaba todo y estaba haciendo el experimento sociológico ése (un gran ojo te vigila).

Enganchado me tiene a mí la cafeína, y por eso se me pasó mencionarla en este artículo del año pasado sobre el dopaje y la evasión:
Posteriormente, hablaría de los psicofármacos y otras sustancias por encima en "Abuela, te estás drogando", publicado en Haro Digital (hale, a buscarlo).

A lo que voy: los Reyes son los padres, el Ratoncito Pérez murió de sobredosis en un laboratorio de una farmacéutica, y, ahora que ya he captado tu atención, no le puedes ni poner puertas al campo ni engañar a quien más quieres todo el tiempo.
"Sólo di NO", todo un eslogan que transmite tanto como "Corre, Forrest, corre". "Elige la vida", otro eslogan, ya se lo cargó el discurso inicial de Trainspotting hace 20 años.

Si tratas a alguien como si todavía tuviera 5 años, con cuentos y tal, pues no te extrañes si luego no sabe cuidarse por sí mismo.

¿Qué propongo? Sustituir el viejo discurso antidrogas por un nuevo DIÁLOGO que enseñe a convivir con ellas. Los padres engañan a los hijxs, y luego los hijxs engañan a los padres, mientras el sistema trata de engañar a todo el mundo, y esto no puede seguir así. Sólo se debería prevenir el abuso, porque el uso es casi inevitable.

Eva sabía que, si la manzana era taaaan mala, no era necesario prohibirla.
Escribir esto me ha quitado un dolor de cabeza espantoso, así que me atengo a las consecuencias.

jueves, 12 de enero de 2017

Alguien

Tú vales más que eso.
Más que ese curro.
Más que esa persona que pasa de ti.
Más que ese cigarro, esa copa, ese polvo, esa pastilla.
Más que el otro polvo también.
Más que cualquier creencia o religión.
Más que todo lo que admiras.
Más que todo lo que tienes y lo que te falta.
Y, aunque lo sepas, se te olvida demasiado a menudo.
Coleccionamos y nos coleccionan.
Nos entregamos hasta quedarnos vacíos y atesoramos hasta volvernos esclavos.
Porque nos decimos unos a otros que algo tenemos que hacer con nuestras vidas.
¿Tenemos? ¿Es una obligación?
Tu libertad sólo debería terminar donde empieza la de los demás.
Y, sin embargo, dependes.
Dependes incluso de ti mismx.
De tu propio concepto de ti.
"Yo soy...". Una profesión, una tribu, una categoría, una etiqueta, ¡una mierda!

E incluso esa mierda de fórmula de "he conocido a alguien". "Especial", para más señas. Puede casar mejor o peor contigo, puede gustarte más o menos, pero todo lo que tiene esa persona de maravilloso emana de la misma fuente que nos hace grandes a todos.

La canción que sigue debajo de estas líneas mías, el tema "Alguien"  de la extinta banda madrileña 995, es una de mis favoritas. Defiende la opción de plantarse ante las exigencias sociales que prácticamente nos cosifican ("No soy vuestro producto/ Soy Nada/ No me falta nada"), el ser alguien frente al ser "algo" (en la vida), pero también la de poder cambiar y abrirse paso, reinventarse.

Tengo un gran amigo que me dice que ya soy, que es suficiente, que no tengo nada que mejorar. Cuando miro hacia atrás, me dice que, si el resultado soy yo, bendito sea lo que haya pasado.

Porque, por si no habías caído, consejos doy que para mí no tengo.  Porque a mí también me aquejan esas zozobras respecto a la identidad y a la satisfacción que son males endémicos de nuestra sociedad. Si he escrito esto es porque yo también necesito recordármelo de vez en cuando, antes de emprender cualquier viaje, para recordar que, te lleve a donde te lleve, tú estás ahí.

No necesitas demostrar nada. No requieres ningún talento especial. No te hace falta destacar en nada.

El pasado verano, me hicieron un gran regalo. El libro "Siempre estoy bien", de Rakel Jun Love. La autora falleció el pasado 11 de diciembre. Esas tres palabras que dan título a su libro son un síntesis perfecta. Resulta un planteamiento radical, ¿que no? Desde una perspectiva mezquina occidental, parece una mera técnica de marketing del enésimo tratado de autoayuda. Pero qué va. La obra se compone de una serie de técnicas para encontrar ese reducto de bienestar que siempre está dentro de nosotros, por muy mala que sea nuestra situación.

Sin hacer de menos a nadie, me he permitido recordarle a ella, con quien, sin embargo, no tuve mucho trato. Y a mi gran amigo que me recuerda que yo también, a mi manera, valgo mucho, como tú que lees estas líneas a la tuya.

Acabo de colgar un cartel en Facebook que dice que hay personas mágicas, pero yo no creo en la magia. Lo que me gustaría es creer en mí de la misma manera que creo en ti.

Porque tú vales más que todo eso.


Y ahora, ya, por fin, os dejo con la canción, y de paso me piro a la calle, a interactuar, respirar y todo eso.

Toma spoiler

Estaba escribiendo esto en Facebook, pero es demasiado largo para esa red.
Resulta que ayer saqué Demian, la novela de Herman Hesse, en una conversación. La leí hacia el cambio de siglo y de milenio, más o menos, cuando era una chaval de apenas 20 años. Mi interlocutora había leído Siddaharta, del mismo autor, pero no Demian. Describí Demian como una historia de aprendizaje en la que el protagonista pasa por diversas fases, a las que va renunciando, antes de descubrir el sentido de la vida.
Y luego, al rato largo tras esa charla, pensé: "Qué hostias".
Porque:
1.- La vida en sí misma no tiene sentido, más allá del que cada uno quiera darle. Si yo tuviera que darle uno, sería su carácter temporal, nuestra mortalidad.
(Mi interlocutora de ayer se lo ha encontrado en el amor al prójimo, que no está mal, tampoco).
2.- Hay fases de esas que abandona el protagonista, como la romántica o la de andar de bares con los amigos, que nos acompañan a algunos toda o casi toda la vida. Soy el menos indicado, en ese sentido, para mencionar ese libro.
3.- Mencionar el propio libro supone incurrir en la nostalgia de una de las fases que abandona el protagonista (que, por cierto, no se llama Demian): la de buscar y rebuscar en textos el sentido que no encontramos a nuestras vidas (me da igual si son carteles de Facebook o tomos de una librería).

Conclusión: disfruten lo que puedan como les dé la real gana. Aunque tampoco soy indicado para decir esto porque en vez de estar escribiendo obviedades, debería de aplicarme en construir más y disfrutar menos, estúpido propósito que llevo haciéndome ya tiempo y que debe ser para compensar algún estúpido sentimiento de culpa por disfrutar tanto que me hace pensar que mi gozo no es sostenible.