jueves, 26 de mayo de 2016

Desempleo del 85%-¿Por qué?

Buenas.
El 85% de las personas con trastornos mentales graves (esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo -el mío-, bipolar) no está trabajando. Digo no está, porque supongo que seremos muchos los que entramos y salimos del paro. Pero muchos otros se apearon hace tiempo del mundo laboral.

¿Por qué?

Ahí va mi lista:

  1. Estigma, discriminación. Es difícil ocultar algo así, porque aunque estés estable y bien, se refleja en tu trayectoria, que el empleador tiene a la vista en tu CV. ¿Cómo explicas esas lagunas de actividad de cuando estuviste malo? ¿Cómo defiendes tu aptitud si hace tiempo que no desempeñas ese puesto?
  2. Sobreprotección (sobre todo, familiar). "Nunca te va a faltar nada, no te preocupes". Tus padres saben que el estrés o el cansancio pueden afectar a tu salud mental, así que te protegen del mercado laboral. También se dan casos de familias que empujan a sus hijos al empleo, pero esta presión puede dañar su salud. Aunque bien es cierto que la sobreprotección es muy perjudicial.
  3. Falta de confianza. Difícilmente vas a conseguir un empleo si te sientes un inútil. El primero que tiene que sentirse apto para convencer a un empleador eres tú. La medicación, muchas veces, al contrario que los estimulantes, mina esas seguridad y confianza tan necesarias a la hora de llamar a cualquier puerta.
  4. Acomodamiento. Has descubierto que no se está tan mal sin trabajar, mantenido por tu familia o por el Estado, si se da el caso.
  5. Desmotivación. Hace tiempo que tu enfermedad te apeó de poder conseguir una "vida normal". Te ves sin pareja y con dificultades para tener familia, si es que todavía te queda esa opción. ¿Para qué te vas a esforzar? Además, la propia medicación refuerza la desgana y la apatía. 
  6. Pérdida de facultades. ¿Por qué no decirlo? Según el caso, esto también se da.
  7. La situación del propio mercado laboral, en el que hay menos puestos, y cuando encuentras uno, las condiciones no invitan a salir del acomodamiento.
  8.  
    Lo dejo aquí de momento.
    Un saludo. 
     
     

No hay comentarios: