martes, 31 de mayo de 2016

Gora España - Lendakaris Muertos

Allá va. Entrada polémica.
No hay nada más contracorriente y rompedor en Euskal Herria que ponerse la camiseta de la Selección española. Justo como la que llevaba el cantante de Lendakaris muertos cuando les vi en 2013 en el festival En Vivo en Bilbao.
Gora Euskadi es lo fácil (en Euskadi). Gora Euskadi y la marihuana eta borroka feminista y abajo la religión católica (las demás molan, especialmente si vienen de Oriente), y venga una y otra vez. "Si cuando dices algo nadie se molesta, es que no has dicho absolutamente nada" es una exageración, pero algo tiene de cierto.
"Sólo los peces muertos siguen la corriente". Que por cierto, esto de tirar de frases hechas también es de cerebros adormecidos (claro, tanta maría, tanta maría...).
Mucho break free, revolución de palo, pero sin saliros del guión, no vaya a ser que no os den me gustas.

Jugaís en casa y sobre seguro, porque durante décadas, la calle ha sido abertzale. El dominio nacionalista del espacio público era tan arrollador que discutir esas ideas era políticamente incorrecto y corrías riesgo de marginación. Su hegemonía derivaba de la legitimidad moral de los reprimidos, de las víctimas de la represión franquista (un saludo, bisabuelo Doroteo, allá donde esté tu cuerpo, aunque tú fueras un represaliado no nacionalista, un riojano que vino a Euskadi a ganarse la vida y le pilló aquí la feroz masacre fascista, tan cruenta aquí como en Madrid; esa guerra la peridó toda España, no sólo Euskadi).
Y así, por ejemplo, cuando unos pocos valientes salieron a celebrar el triunfo de la Roja en la Eurocopa de 2008, e intentaron parar el tráfico en la calle San Martín de Donostia, la Guardia Municipal pidió ayuda a la Ertzaintza, que repartió porrazos para disolverlos, como "manifestación no autorizada" que era.
Aunque esto es más una anécdota graciosa comparada con años y años de amenazas, coacciones, pintadas siniestras, seguimientos, "sé dónde vives", etc., de los matones de la izquierda abertzale, "tenemos la razón y el pueblo está de nuestra parte, pero por si no, lo amedrentamos", repentinamente reconvertidos al pacifismo.
Curiosamente, en esta espiral de acción-reacción, en la que a la represión franquista sucedió el resurgir patriótico y la práctica imposición del euskera a quienes nunca en su historia lo habían hablado (los inmigrantes que llegaron a Euskadi de manera tan masiva que no necesitaron aprenderlo, como mi abuelo Alberto antes de la Guerra Civil), ahora toca de nuevo una reacción, la de los chavales que hablan castellano en los patios de las ikastolas y en las redes sociales.

¿Y así, hasta cuándo? Bueno, soy positivo, la verdad es que cada vez nos tomamos con más filosofía y humor la cuestión identitaria, como indica esta canción, fiel al estilo Lendakaris muertos:

lunes, 30 de mayo de 2016

Decrecimiento /Recuperemos nuestras vidas

Hola.

He creado en la red social beBee, que aúna networking con afinidades, la colmena Decrecimiento.

Dicho espacio pretende servir de refugio a quienes hemos comprendido que otro crecimiento es posible y necesario, uno personal y de bienestar, frente al que destroza el planeta, amenaza por tanto nuestra propia superviviencia como especie, y nos impide disfrutar y conciliar todas las facetas de nuestra vida (como hace beBee ; ).

El dinero debería ser un medio y no un fin. Desarrollar actividades forzosas para poder tener techo y comida (y poco más) a cambio de nuestro tiempo y nuestra salud (de nuestras vidas) y en aras del lucro de unos pocos va contra nuestro bienestar y nuestra dignidad.
Otro mundo no sólo es posible, sino necesario.

Sí, esto es re-evolucionario, y es una corriente llamada Decrecimiento. Si quieres, es una involución hacia tiempos más felices, que los ha habido, aunque la esperanza de vida entonces fuera de 30 años, porque la vida no se mide por su duración, sino por su intensidad, y entrar en un túnel cada lunes para salir el viernes o el sábado acorta tu vida tanto tiempo como pasas en él.

Si tú también crees que la vida es otra cosa, únete al grupo Decrecimiento en Facebook o a la colmena del mismo nombre en beBee.

Si tienes la cabeza tan comida que para ti somos unos vagos, lo siento por ti. Sé feliz (si puedes).

Ah, ¿que la vida no consiste en ser feliz? ¿Qué es, un "valle de lágrimas", como en el medievo? Perdone que le diga que es usted un pringado, señor obrero neoliberal, porque está sosteniendo con su sacrificio a unos pocos que SÍ son felices. Agur, pringado.

Para los demás, bienvenidos a la nueva era.



domingo, 29 de mayo de 2016

Concierto de Stellivm en Alboka /¡Queremos Max!


Max Montlleo ya no está solo ante el peligro. Ahora lo arropan Hristo al saxo y Antxon al bajo, dos músicos competentes que aportan atmósferas y ritmo a las sólidas composiciones de Montlleo, un frontman aparente y con buena voz que bebe de las influencias del grunge y de todo lo que ha mamado.

La banda que conforma este trío se llama Stellivm, que es una alineación de planetas. Ayer, precisamente, parece que se conjugaron los astros, se confabularon, para que todo saliera redondo, fue una conjunción cósmica entre la música, el público, el escenario y los artistas.

Como he dicho en anteriores crónicas o críticas, no soy crítico musical y sí muy amigo de mis amigos, y ellos lo son. De amigos y familiares se llenó ayer el bar Alboka, donde debutó Stellivm, que al terminar el bolo pidieron "Max" (somos así, muy de chistes fáciles :D ).

No sólo gente cercana, sino que también asistieron otras muchas personas, a las que el concierto satisfizo, según inferí de que se quedaran y de lo que comentaron algunos.

Al terminar, Max comentó que el público le había insuflado energía. Para eso estamos, amigo.

Un abrazo

jueves, 26 de mayo de 2016

Elogio de la lentitud

Buenas a todos. 
Yo era un periodista acelerado. Incluso tomaba estimulantes (en EE UU, el consumo de estas sustancias ha aumentado el 70% desde 1998 en el contexto laboral). Hacía turnos de doce días, como la mayoría de mis compañeros. La inmediatez es un principio en periodismo, y se convierte en urgencia. No habría demasiado problema si, pasada esa "emergencia", motivada porque el lector quiere "ya" la información, nos relajáramos un poco. Mi segundo brote psicótico me descabalgó de esa loca carrera. Ahora he aprendido a vivir con calma, mi mayor conquista de mis 30 y tantos es que duermo mejor que nunca y, sin embargo, me topo con la incomprensión social de este mundo acelerado. Por eso me uní al grupo de Facebook Decrecimiento y he creado la colmena del mismo nombre en beBee.

¿Hay alguien ahí? ; )

Tengo que decir que igual vuelvo al periodismo (de hecho, ya estoy mandando CVs de periodista, y mis perfiles en Linkedin y beBee evidencian qué es lo que me interesa), aparte de por vocación, porque mi último trabajo ha sido en hostelería (¿qué os voy a contar de cuándo quiere el cliente todo?) y en el anterior, buzoneando en una empresa de "trabajo protegido", nos cronometraban.

Un saludo.

Os dejo un enlace muy interesante sobre el libro "Elogio de la lentitud", del también periodista Carl Honoré

http://www.elblogalternativo.com/2009/07/21/elogio-de-la-lentitud-de-carl-honore-vivir-deprisa-no-es-vivir-es-sobrevivir/#comment-461151

Desempleo del 85%-¿Por qué?

Buenas.
El 85% de las personas con trastornos mentales graves (esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo -el mío-, bipolar) no está trabajando. Digo no está, porque supongo que seremos muchos los que entramos y salimos del paro. Pero muchos otros se apearon hace tiempo del mundo laboral.

¿Por qué?

Ahí va mi lista:

  1. Estigma, discriminación. Es difícil ocultar algo así, porque aunque estés estable y bien, se refleja en tu trayectoria, que el empleador tiene a la vista en tu CV. ¿Cómo explicas esas lagunas de actividad de cuando estuviste malo? ¿Cómo defiendes tu aptitud si hace tiempo que no desempeñas ese puesto?
  2. Sobreprotección (sobre todo, familiar). "Nunca te va a faltar nada, no te preocupes". Tus padres saben que el estrés o el cansancio pueden afectar a tu salud mental, así que te protegen del mercado laboral. También se dan casos de familias que empujan a sus hijos al empleo, pero esta presión puede dañar su salud. Aunque bien es cierto que la sobreprotección es muy perjudicial.
  3. Falta de confianza. Difícilmente vas a conseguir un empleo si te sientes un inútil. El primero que tiene que sentirse apto para convencer a un empleador eres tú. La medicación, muchas veces, al contrario que los estimulantes, mina esas seguridad y confianza tan necesarias a la hora de llamar a cualquier puerta.
  4. Acomodamiento. Has descubierto que no se está tan mal sin trabajar, mantenido por tu familia o por el Estado, si se da el caso.
  5. Desmotivación. Hace tiempo que tu enfermedad te apeó de poder conseguir una "vida normal". Te ves sin pareja y con dificultades para tener familia, si es que todavía te queda esa opción. ¿Para qué te vas a esforzar? Además, la propia medicación refuerza la desgana y la apatía. 
  6. Pérdida de facultades. ¿Por qué no decirlo? Según el caso, esto también se da.
  7. La situación del propio mercado laboral, en el que hay menos puestos, y cuando encuentras uno, las condiciones no invitan a salir del acomodamiento.
  8.  
    Lo dejo aquí de momento.
    Un saludo. 
     
     

Nuevenoventaicinco - Para ser uno de los primeros

"Dijistéis que era para mí. / Me hicistéis avanzar junto con los demás intentando conseguir lo mismo. / Sigue para ser importante. / Y no irás a pararte, lo tienes ahí delante, ya casi está, un paso más, buen chico. / Ven a masticar tu mediocridad. Di que quieres más. Tú pide. / Cada vez quieres más para tu bienestar. / Sin descanso. Sin descanso. / Y no irás a pararte, debería avergonzarte, ya casi está, un paso más, buen chico".

lunes, 23 de mayo de 2016

Ojalá fuera un cuento /Por el decrecimiento

Un día, Henry Ford pensó que, si sus trabajadores no podían comprar los coches que ellos mismos fabricaban, nunca se venderían.
Así que, de un mes para otro, les dobló el sueldo.
Y los trabajadores se compraron el coche.
Nació así lo que vino en llamarse "sociedad de consumo". Y no estaba muy bien vista. "Agotamos los recursos del planeta", decían.
Este sistema se combinaba con otro que se llamaba "Estado de bienestar", basado en servicios sociales tales como la educación o la sanidad, a las que todos los trabajadores tenían derecho.

Entonces llegó la crisis de 2008, y las mentes que rigen el mundo decidieron que todos teníamos que apretarnos el cinturón para remediar el estropicio que habían hecho los especuladores. Y vimos reortadas sanidad y educación, y descubrimos, con tanto desahucio, que la vivienda no era un derecho sino un bien de consumo más, con el que tanto se había especulado.

Cito aquí a un tipo que he leído hoy en Facebook, en el grupo Decrecimiento, un tal Dubitador Dubitadore:
"La prosperidad la atribuimos al capitalismo, cuando en realidad debe atribuirse a las intervenciones que se le aplicaron para frenar sus peores tendencias, aunque no se impidió la depredación de paises más débiles, so pretexto de estar llevándolos el desarrollo.

El nuevo liberalismo se dedica a desmontar aquellas intervenciones y restricciones que hacian posible la prosperidad y la democracia".


Entre aquellos límites que se pusieron al capitalismo salvaje estaba el de las jornadas de trabajo. La semana de 40 horas fue una conquista de la lucha obrera, como muchas otras, conseguida con huelgas y manifestaciones de ésas que ahora se dice que "no sirven para nada", mientras eslóganes como "tus horas extra, mi paro" ilustraban el reparto de un bien entonces abundante: el empleo.

Que ahora resulta que no hay. Que no hay empleo, o puestos de trabajo. Y se ha creado una nueva clase social, a la que nos ofenden con el nombre de "parados", frente al inglés "unemployed" o "desempleado", mucho más digno.

Y que hemos descubierto también que no éramos clase media. Y que comenzamos a vivir peor que nuestros padres: de alquiler en vez de en propiedad, por ejemplo. 


Considero que asistimos al suicidio del sistema, al pelotazo de unos cuántos acaparadores (el famoso 1%) que están amasando fortunas mientras dinamitan todo lo que sustentaba el desarrollismo y el crecimiento, a saber: la sociedad de consumo, su combinación con el estado de bienestar que propició el baby boom de los 60 (ahora asistimos al envejecimiento de la población; en mi territorio, Gipuzkoa, los mayores de 65 ya son más que los menores de 18) y la ahora famosa "conciliación", es decir, la compatibilidad entre la vida laboral y la familiar, que aseguraba el relevo de la tan necesaria mano de obra, un bien que ahora parece que les sobra a los de la cúspide.

A la par, los obreros comienzan a indignarse. Votan a la ultraderecha, como en Francia (donde el Frente Nacional ganó las municipales y regionales en la primera vuelta, y socialistas y conservadores debieron unirse en la segunda para impedir su victoria) o en Austria (donde el voto por correo ha dado la presidencia in extremis al candidato ecologista frente al más reaccionario), o a opciones como Podemos en España, porque están hartos, y los jóvenes se sienten engañados. En nuestro país, el PP sólo es la primera fuerza entre los mayores de 65 años; por debajo de esa edad, es la cuarta en intención de voto. No obstante, como he dicho anteriormente, la población está tan envejecida, que PP y PSOE obtuvieron el 50% de los votos emitidos el 20 de diciembre. Pero se barrunta que, tarde o temprano, la balanza se inclinará a favor de los "emergentes".

Pero poco les importará a ese 1%, a los amos de nuestros gobernantes "democráticos", que caigan estos, porque ellos ya se habrán fugado con su botín a sus paraísos fiscales cuando esto haya ocurrido.

Toda esta reflexión la ha inspirado una noticia que he extraído de diariovasco.com hace nada, y que me recuerda que los nórdicos, siempre más avanzados, experimentan en Suecia la reducción de la jornada laboral con buenos resultados (sin que baje la productividad):

"La jornada de seis horas en Suecia hace feliz a los trabajadores… y a las empresas
La ciudad de Gotemburgo realiza un experimento con el que ha demostrado que reducir la jornada aumenta la productividad al mejorar la calidad de vida de los empleados ".

Ojalá esto sea una señal de los nuevos tiempos. Aparte, aunque la productividad y el consumo decayeran, ¿no nos insistían tanto, antes de la crisis, en que nos estábamos cargando el planeta porque el crecimiento ilimitado (por pura lógica, además) era una quimera? ¡Pues decrezcamos! ¡Vayamos hacia la sostenibilidad y conciliemos todas las facetas de nuestras vidas!

Y así es como los europeos redescubrimos otra forma de crecimiento: el personal.

Para rematar la faena de los planos social, económico, laboral y ecológico que he referido, espero que algún día, decrecidos ya los europeos, pero espero que no convertidos en mano de obra barata, un tal Wang, a la sazón empresario en China, decida que ya es hora de que sus empleados se compren el producto que fabrican, ya que no pueden hacerlo en Occidente, y así les doble el sueldo como hizo Henry Ford, y todo se equilibre de nuevo.

(Si creéis, como yo en cuanto la escuché, que la anécdota de Ford es tan buena como pienso, por favor, no os molestéis en comprobarla, como tampoco he hecho yo nunca; es demasiado buena para ser falsa, merece ser auténtica, sea quien sea el protagonista).



sábado, 21 de mayo de 2016

No entiendo #RiveraVenezuela

Para que yo lo entienda: ¿Rajoy y Rivera se presentan a las elecciones en Venezuela o en España?
Y, si Venezuela es tan dictadura, ¿cómo dejan entrar a Rivera y, además, que hable en su Congreso???
Es que no lo entiendo.
Porque qué malo es el comunismo.
Y en China, el país más poblado, gobierna el Partido Comunista. Eso lo tengo claro.
Lo que no me acaba de cuadrar es porque n Españñña, que somos los buenos, es decir, capitalistas, cada vez curramos más por menos (como los chinos).
¡Que alguien me lo explique!!!
Y de paso, esto:
“Hoy en China el dinero es una especie de religión que está por encima de todo”
El cineasta chino Jia Zhang-Ke, uno de los más valiosos de los últimos tiempos, revela en su nueva película, ‘Más allá de las montañas’, los nocivos efectos en las emociones y en las tradiciones de una sociedad que se ha vuelto violentamente consumista.

El comunismo es tan-tan malo, que he oído que ahora los chinos tienen que pagar cuando van al médico. ¡Qué diferencia con España!

¡El comunismo es peor que AlkaETA!!!

¡Y la estelada es comunista!!! Por eso la habían prohibido en la final de la Copa del Rey. Pero espera... Si un juez la ha admitido... ¿Hay jueces comunistas en Españñña???

¡Ah! Me olvidaba de Cuba. Que también es comunista. No sé a qué van tantos españoles allí de turismo, sinceramente.




 

lunes, 16 de mayo de 2016

"¿Te has tomado la medicación?"




“¿Te has tomado la medicación?”

Hay algo intrínsecamente malo en esa pregunta. Te está diciendo: “Eso que estás diciendo (o tu ira, o tu carácter, normalmente aletargados por los fármacos y a los que parece que perdiste hace tiempo el derecho) no es válido, tienes un fallo que debe ser subsanado con esas pastillas, vuelve a tu ser acomodaticio y pasivo al que nos tienes acostumbrados, mantente en tu rol”.

El primer concepto que hay que superar es aquel mágico e infantil de que la medicina es algo que nos cura cuando estamos malitos. Los antipsicóticos no curan. Sí que sirven cuando tienes un episodio agudo para resetearte. Se supone que, en ese estado psicótico, según la psiquiatría, eres “refractario al diálogo”, pero no es que los psiquiatras sean unos genios de ese arte.
Los antipsicóticos, más o menos, lo que hacen, y esto te lo podrá decir cualquier psiquiatra honesto que no te trate como a un menor de edad, es disminuir o controlar el nivel de dopamina de tu cerebro, de forma más o menos agresiva. Los hay muy primitivos y violentos, como el Risperdal, que en su día me provocó todos los síntomas del Parkinson.
Cuando padeces Parkinson, mueren tus neuronas que producen dopamina. Los antipsicóticos no matan esas neuronas (o eso espero y me han dicho), pero sí que las bloquean.
¿Qué función cumple la dopamina en nuestro cerebro? Muchas. Psicomotriz, de alerta, de motivación, de confianza en ti mismo, de valor. La cafeína, por ejemplo, es un dopaminérgico, como el enamoramiento. No es casual que los pacientes psiquiátricos suelan engancharse al café, al igual que el 60% fuman tabaco, otro estimulante que sólo te relaja cuando eres adicto, y que está comprobado que bloquea la acción de los antipsicóticos.

¿Y sabiendo todo esto, por qué te las tomas?

Tal vez la respuesta es: porque hace tiempo que surtieron efecto y dejaste de creer en ti mismo.
A los pocos días, entras en razón y recuerdas que, cuando anteriormente, aquel médico tan alegremente te los retiró o dejó al mínimo, tuviste tus segundo y tercer brote psicótico. Y pones fin a tu debate interior.

Pero sabes que la amargura y el enojo persistirán, pues no te dejan vivir plenamente, sólo los tomas para evitar males mayores, te sientes castrado pero sabes que estás entre la espada y la pared, y no tienes siempre presente el argumento del párrafo anterior ni el comportamiento de esas personas diagnosticadas que conoces y que no se los toman, y a quienes no te quieres parecer.

Y vuelta a empezar.

lunes, 9 de mayo de 2016

Unidos Sí Se Puede

Egunon, buenísimos días
 ¿Qué, me vais a decir que Unidos no Podemos?
Ésta es la buena, o la mejor oportunidad en mucho tiempo.
Zorionak a todos, incluso a los abuelitos que votáis al PP, porque os merecéis un país mejor.

Dedicado a todos esos que dieron a Rajoy por ganador con rabia, e incluso dijeron que no volverían a votar, a los que esperaban ganar a la primera, muchos de los cuales no habían votado en su vida. A ver si esta vez sois más positivos. Lo necesitamos.

¡Subíos a la ola!




La alianza de Podemos con IU y las confluencias es la primera fuerza entre los menores de 55 años

Los datos directos de intención de voto recogidos por el CIS muestran, en contra de interpretaciones difundidas por algunos medios, un posible empate de las listas del PP con las de Podemos, IU y sus aliados.

sábado, 7 de mayo de 2016

Donostia-Senegal (Djembering)



El festival Donostia-Senegal (Djembering) tiene como objetivo recaudar fondos destinados al pueblo de Djembering, en el sur de Senegal, donde tres empleadas de Osakidetza trabajan gratuitamente varios meses al año. Durante el evento se propicia un encuentro entre dos culturas distantes a través de la música, la artesanía, la gastronomía y, en definitiva, la actividad solidaria. 
Siguiendo nuestra vocación de fomentar la cultura base, desde Gente Que Hace Cosas damos paso a grupos locales y aprovechamos el evento solidario para darles promoción y prestigio. 



¿Quieres más? ¡Ten Don Hostiass!

Egunon. ¿Te gusta Subversado? ¿Quieres más?

Pues sigue, si lo deseas, a Don Hostiass en Twitter y en Facebook.

Disfrutarás de posts breves, tres veces buenos, como éste:

"¡Vascos y vascas, preparaos para nuestra marcha triunfal sobre las euskolonias (Salou, Benidorm, la Rioja...)!!!
¡A lucir nuestro blanco de baserri! ¡Y a ponernos morenos como nuestros abuelos de los campos de Españñña!
¡A potear por la calle del coño ("¡Coño!, ¿tú por aquí?") en Benidorm, con el calorm, el sudorm... horrorm!!!
Me da que este año tampoco voy mucho más al sur del Ebro...".

martes, 3 de mayo de 2016

Nine Inch Nails-Piggy (Nothing Can Stop Me Now)

¿Libertad de prensa?

Pecados del capital (II):

Que la prensa libre dependa exclusivamente de la iniciativa privada (léase las grandes fortunas) y quede condicionada por los anunciantes que más pagan (otras grandes fortunas e instituciones controladas por los políticos de turno).

La última víctima de esto ha sido Ignacio Escolar, despedido de la Ser por el Grupo Prisa por denunciar que Cebrián aparece en los papeles de Panamá. Y es que los periodistas denuncian, de verdad, mal que les pese a los que prefieren verlo todo negro como el pozo en el que están sumidos o porque viven de ello.

Esto con Franco no pasaba. Con Franco, Españñña era una, glande y libre (no así los españoles). Una unidad de destino en lo universal. La imposición del pensamiento único generaba disidencias en infinidad de mentes.

Ahora, en cambio, vivimos adocenados al vaivén de las modas.

Por cierto, hoy es el ‪#‎díamundialdelalibertaddeprensa‬ o de pensar.

Pero no creáis que los medios condicionan la opinión pública tanto como pensáis. Un ejemplo: según las encuestas, ETA o los refugiados que tanto salen en ellos (ahora, más ahí que en las redes sociales) nos la pelan. Claro que, esto no es opinión pública sino privada. Por fuera somos todos muy solidarios. Yo, el primero.

"En democracia se goza de libertad, a condición de no usarla".

Lo de los asesinatos d periodistas, es otro cantar que ilustro con 'Los fusilamientos del 3 de mayo' de Goya.