lunes, 7 de noviembre de 2016

Los psicofármacos también son drogas

Buenas.
Harodigital (.com) publica hoy mi artículo 'Abuela, te estás drogando', inspirado por el reportaje 'Las píldoras de la felicidad', emitido en el espacio 'Equipo de investigación' de la Sexta el pasado viernes, y por mi experiencia vital y lo que me cuentan, como casi siempre.
Quiero dar las gracias a Harodigital y espero que sea la primera colaboración de muchas.

nuevenoventaicinco B S O 1999/2000 full album

viernes, 21 de octubre de 2016

Verdades sobre nuestras lenguas

"Quiéreme menos y háblame más" era un lema usado hace años para promocionar el uso del euskera, e iba dirigido a todos aquellos a los que se les llena la boca de loas a esta lengua... en castellano. Que mucho la quieren de boquilla, pero no la usan.
Hace unos días, el Gobierno Vasco sacó pecho porque un tercio de los vascos ya conoce el euskera (otra cosa es que lo usen). A mí me parece más un fracaso que un éxito.
Durante décadas, el pensamiento políticamente correcto imperante en Euskadi ha convertido el euskera en un tótem, y cualquier matiz o cuestionamiento, en tabú. El euskera era nuestra lengua, la que nos unía a los vascos.
¿De verdad? ¿A cuántos? ¿A ese tercio bilingüe? ¿O a todos los que la aman... de boquilla?
Porque,  ¿qué pasa con los dos tercios que nos expresamos mejor en nuestra lengua materna, la castellana? Aunque a algunos todavía les dé vergüenza, y otros sigan mirando el pedigrí de cada cual como si fuéramos canes, y otorgan carnets de vasco, ¡a estas alturas! ¿Por qué se puede ser "más vasco o menos vasco", incluso habiendo nacido aquí?

¿Estamos tontos? ¡Fuera complejos! ¡Igualdad! ¡Libertad! Y, sobre todo, por favor, ¡realismo!

Todo este rollo de las identidades, los complejos, tanta hipocresía y la politización, entre otros factores, no hacen ningún favor al euskera, un rico patrimonio que tenemos a nuestra disposición todos los vascos. Quiérela menos, pero háblala más.
 
Ah: respecto a Franco. El dictador lleva más años muerto de los que gobernó. Buscaros otra excusa mejor.
 
¿Seguimos hablando de "nuestra lengua", o empezamos a amar la tuya y la mía, sea cual sea la que nos permita comunicarnos, expresarnos, amarnos?
¿Comenzamos a amarnos y a aceptarnos primero a nosotros mismos?
¿Nos dejamos de postureos políticamente correctos?
 
Hay que bajar el euskera del pedestal a la calle, o dejarnos de hipocresías.
 
Os dejo con un vídeo muy divertido. Sobre todo me gusta cuando canta: "Soy abertzale, pero de euskera no sé ni papa. Por eso, en vez del Berria, compro el Gara". Genial.
 
 
 

lunes, 10 de octubre de 2016

Crónica de una doble inauguración

Por fin, tras un largo verano de intensos trabajos, el Callejón 13 abrió sus puertas el pasado sábado 1 de octubre, en la calle Marino Tabuyo, 13. Zorionak a Vicky y a Ana, quienes no veían la hora de inaugurar el nuevo local. Y nosotros, tampoco, como demostramos llenándolo ese sábado.
Sería injusto mencionar quienes sé que estuvieron, porque les conozco, porque nombraría a todos los amigos que acudieron y obviaría a mucha gente que no conozco, pero que seguro que era asidua del Callejón cuando estaba en la calle Iztueta, y mucho antes de que yo lo descubriera.
Igualmente, no voy a poner fotos, pero ya habréis visto las que sacó Rosa y que Vicky subió a su perfil de Facebook.
A eso de las 19.00 horas de aquel sábado, todo estaba listo, los nervios a flor de piel, y empezaron a llegar los primeros clientes a degustar sus consumiciones y el picoteo que había preparado. Las condiciones y la decoración del local causaron grata impresión.
Un par de horas después, llegó el espectáculo de la noche, que corrió a cargo de Lo a la guitarra, Angélica a la flauta, y Laura San Juan al lienzo y pincel. No en vano, la música pintada era una de las estrellas de la programación en la anterior etapa del bar.
Después, la música corrió a cargo de DJ Zuhaitz, Ibon para los amigos, y estrenamos con ánimo e ilusión la pista de baile.

No conforme con una inauguración, Callejón 13 programó su reinauguración para el pasado viernes, 8. Esta vez amenizaron la velada el humor y la danza de Nabarro eta Laura y la música de Javier Paiva, acompañado por Ainhoa como bailarina.
Javier tuvo bellísimas palabras para Vicky y Ana, y la noche concluyó con Vicky a los platos como DJ Paddock.

¡Larga vida al Callejón 13!

sábado, 17 de septiembre de 2016

Crónica de Djembering (Festival Donostia-Senegal) 2016


Mila esker, muchas gracias, a todos los que os acercastéis a Guardetxe el sábado pasado, 10 de septiembre, cuando celebramos con tanto éxito la cuarta edición de nuestro festival solidario.
Como sabéis, la organización de Djembering2017 ya está en marcha, y será nuestra edición más ambiciosa gracias a vuestro aporte y al de la Diputación.
El pasado sábado, por la tarde, en el interior del local, predominó el ambiente familiar, gracias al taller para niños de Eider Elorza, de pinta-caras.
Posteriormente, a las 18.00 horas, y mientras el taller de Eider seguía su curso en el interior de Guardetxe, los conciertos comenzaban en la terraza.
La primera formación en tocar fue OKV, Orquesta de Kuerdas de Verano, que deleitaron al público con composiciones clásicas y con su versión de la BSO de la popular serie Juego de Tronos.
Miriam Sánchez, armada con su guitarra, su dulzura y su preciosa voz, tomó el relevo e impregnó el ambiente de bienestar, para dar paso a Asier Eraul, quien tampoco defraudó.
Caída la noche, la actividad musical se trasladó al interior del recinto, después de la tómbola y de la proyección del vídeo de Kassoumay que podéis ver en esta misma plataforma. Este último fue un momento muy emocionante para las tres enfermeras a las que apoyamos con nuestro festival, quienes por cierto no pararon de trabajar, duro y toda la jornada.
Flavio Bánterla abrió el escenario interior con su pop entre alegre, suave y pegadizo, acompañado por una violinista.
The Nephews fueron, en mi opinión, la sensación de la noche, con su funk rock, mezclando temas propios con versiones de Red Hot Chili Peppers y Rage Against The Machine, y dieron marcha a un festival hasta entonces tranquilo en lo musical.
Y el plato fuerte llegó otra vez con Eider Elorza, voz de Kaxueira junto con Lua Essery, acompañados ambos esta vez por Josetxo al bajo e Iván a la batería. Reggae del bueno, composiciones propias, letras simpáticas y despedida con la canción de Kassoumay, compuesta por Josetxo.
No podemos olvidar el dúo de acordeón y percusión triki-afro que subió hasta Guardetxe por la tarde con nuestra compañera Maider, quien nos dio con ello una sorpresa a todos, así como al grupo de percusión africana con sus bailarinas que puso a bailar a todo el mundo y que no estaba en el cartel.
Mila esker denoi! ¡Muchas gracias a todos!



viernes, 16 de septiembre de 2016

Pequeños mecenas que riegan la cultura

"El objetivo es formar a las asociaciones culturales para que se autofinancien", ha expresado hoy el diputado de Cultura de Gipuzkoa, Denis Itxaso, en la presentación de la campaña Meta, desarrollada entre la Diputación Foral de Gipuzkoa y la Fundación Goteo. Los ciudadanos guipuzcoanos pueden financiar desde ayer 20 proyectos culturales del territorio histórico  mediante crowfunding o micromecenazgo.
Itxaso ha destacado también la diversidad de los proyectos participantes, que ahora necesitan la aportación de los pequeños donantes a traves de la web de Goteo.org. La Diputación financia también estas iniciativas con aportaciones equivalentes a las de cada donante individual, hasta 100 euros por donación, y limitado a la primera inversión de cada particular.
Por parte de Goteo, María Perulero ha subrayado que 12 de los proyectos ya están por encima del 10% del presupuesto mínimo que se habían propuesto, una cantidad, diferente según el proyecto, que los promotores deben conseguir en 40 días si quieren recibir la suma de las donaciones. Es decir, que si no se alcanza el mínimo fijado en ese plazo, las donaciones se devuelven a los particulares y la iniciativa no recibe un sólo euro. Perulero ha añadido que 7 participantes están ya por encima del 20% de su mínimo; han obtenido en un día lo que es recomendable conseguir en la primera semana.
Goteo define como "capital riego" las donaciones porque, gota a gota, contribuyen a que crezcan los proyectos. La representante de Goteo destaca que el aporte de la Diputación atrae más micro-donaciones y "empuje" a las iniciativas culturales.
Blanca Caballero, del proyecto 'Un piano para Dani', está "aprendiendo mucho" sobre cómo hacer "más comunicable y cercano el proyecto". Su objetivo es colocar pianos por toda la ciudad para "llenarla de música". Gracias a Meta, "las personas pequeñitas también podemos ser grandes", ha enfatizado. "Queremos impulsar que los sueños se hagan realidad, y la idea de llenar la ciudad de música me enamoró".
Carlos Rilova, por su parte, presentó su proyecto 'Bardulia nuncam superata', que toma su nombre del lema del territorio, "Gipuzkoa nunca vencida". Su ambición, documentar nuestra historia como nunca antes se había hecho.
Oihane Pardo, de 'Amarenak', por su parte, recupera una prenda tradicional vasca, el kaiku, y la adapta a los nuevos tiempos. Sus valores, la cercanía del producto o kilómetro cero y la tradición, además de considerar este abrigo como apto para el día a día. Pardo anima a quien quiera financiarla con la oportunidad de conseguir un kaiku por la mitad de su coste.

Gente Que Hace Cosas ha estado representada por Unai Maraña, quien ha explicado a la prensa que la asociación cultural a la que pertenece promueve la cultura de base. Desde 2013, GQHC ha organizado 4 ediciones del festival solidario Donostia-Senegal (Djembering) en Guardetxe, Donostia, sin ningún tipo de subvención. El objetivo el evento es recaudar fondos para apoyar la labor de tres enfermeras guipuzcoanas que trabajan como voluntarias en una maternidad situada en esa localidad del sur de Senegal. La última edición se celebró el pasado sábado, 10 de septiembre, y fue nuevamente un éxito.
Sus objetivos de financiación son, con el mínimo de 2.438 euros que deben conseguir en 40 días, contribuir a la regeneración de Guardetxe, local cultural autogestionado y sede de su festival, y cubrir gastos que hasta ahora han cubierto de su bolsillo (comida que se sirve en el Festival, catering de los artistas...), así como contratar un transportista y un técnico de sonido. Si consiguen pasar de fase y alcanzan para el 3 de diciembre el óptimo de 4.548 euros, podrán remunerar a artistas y voluntarios, dentro de su afán por promover la cultura de base.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Ayúdanos a ayudar / Lagunduz lagundu





http://www.gentequehacecosas.com/index.php

Gente Que Hace Cosas es un asociación cultural que tiene intención de mover algo en Donostia-San Sebastián o ayudar a esa GenteQueHaceCosas. Promovemos la cultura de base y cada septiembre desde 2013 organizamos el festival Donostia-Senegal (Djembering) para apoyar a tres enfermeras guipuzcoanas, Jone, Kris y Merce, que cada año también viajan hasta el sur del país africano para trabajar como voluntarias en la maternidad del pueblo de Djembering.


Nuestro Facebook es Genteque Hacecosas y nuestro Twitter,  @GenteQHaceCosas.



Hoy comienza nuestra campaña de crowfunding en Goteo. El crowfunding o micromecenazgo es, básicamente, financiar un proyecto a través de las aportaciones que muchos pequeños donantes realizan por Internet.

Nuestros objetivos son organizar #Djembering2017 con ese presupuesto, para seguir apoyando el trabajo de Merce, Jone y Kris en esa localidad senegalesa; contribuir a la rehabilitación de Guardetxe, la Casa del Guarda del Monte Urgull, local cultural autogestionado por Banda Bat y sede del festival; y si alcanzamos el presupuesto óptimo que nos hemos fijado, en 2017 podremos remunerar a artistas y voluntarios.

Desde aquí, muchas gracias a Goteo y a la Diputación Foral de Gipuzkoa por habernos seleccionado para formar parte del programa Meta.



No os pido que donéis. Os pido que deis me gusta a nuestras publicaciones y compartáis, para que podamos llegar a todo el mundo. En esta misma entrada, debajo, tenéis bonitos botones para poder compartirla si queréis en las distintas redes.
Por la maternidad de Djembering. Por Guardetxe. Para poder remunerar a artistas y voluntarios (si alcanzamos el óptimo).


Mila esker Gracias Obrigado Thanks Merci

(Tampoco os prohíbo que donéis ;) )

Os dejo con el vídeo de presentación que elaboró nuestra compañera Maider Iribarren sobre una canción compuesta por nuestro presidente, Josetxo Orueta. Que la disfrutéis.


Y gracias por ayudarnos a ayudar. MILA ESKER.




lunes, 5 de septiembre de 2016

Diembering. PINTXO PINTXO abestia

¡Qué salaos! Jatorrak! Por ellos y por todos vosotros organizamos este sábado el festival Donostia-Senegal (Djembering). 6 conciertos, animación infantil, comida africana, entrada gratis... En Guardetxea, monte Urgull, Donostia-San Sebastián. Animaros! Ez galdu, anima zaitezte!

domingo, 28 de agosto de 2016

Crónicas de El Callejón (13) I


Érase un plumilla que escribía fluido, del tirón y sin pensárselo, que se topó con un reto del copón: escribir las crónicas del Callejón.

¿Quién, yo?
-- Sí, tú, que escribes bien. "El callejón 13, lo que acontece". Semanal, quincenal o mensual, lo que te salga.

En una mañana lluviosa de domingo, 28 de agosto de 2016, el escriba da comienzo a su tarea.
Y se hace un poco protagonista (un poco más) para decir: ¿quién es él? Un observador. ¿Desde cuándo? (...) ¿Sería 2014 cuando empezaron a llevarme a El Callejón?
Y allí estaba ella. Vicky Bizarro. Como antes estuvo Kuki. En la calle Iztueta del barrio donostiarra de Gros.
Nunca conocí a Kuki. Ni siquiera sé si lo he escrito bien. Si algún día hacemos una precuela de esta historia, ella será la protagonista.

Creo llegado el momento de hacer un alto para hacer un llamamiento:

Escribidnos. Poneos en contacto con Vicky o conmigo. Las crónicas del Callejón no pueden ser obra de una sola persona. Esto pide a gritos una obra coral, muchas plumas, muchos ojos, muchas voces, muchos corazones.
Porque yo soy un recién llegado, y el Callejón es de todos.

Y porque creo que se me nota, en esta introducción, que llevo tiempo sin escribir por encargo, sino cuando me sale de dentro, y que ni siquiera tenía por qué empezar hoy, en esta mañana lluviosa.

Así que podéis enviar vuestras aportaciones.

Precisamente, podéis aportar lo que El Callejón os ha aportado a vosotros. Tablas, romances, diversión, anécdotas, refugio, lo que sea. Creo que ya todos somos mayores para saber lo que pintamos y lo que interesa de lo que tenemos que decir. A mí me ha tocado ser el escriba de estas líneas, encargo que acepto entre abrumado y agradecido, pero seguro que muchos de los que leéis estas líneas sois algo más: protagonistas.

¿Recordáis los libros de "Elige tu propia aventura"?

Pues la segunda parte de esta aventura llamada El Callejón empieza muy pronto, en la calle Marino Tabuyo, 13, también en el barrio donostiarra de Gros, y tú eres el protagonista.

Con permiso de Vicky y de Ana, claro.






viernes, 15 de julio de 2016

¿Quién ha ganado en Turquía?

Parece que el golpe de Estado en Turquía ha fracasado. Zorionak, felicitamos al gobierno legítimo. Ahora que ha ganado, todos a apoyarle. Abandonemos la tibieza de ayer.

Tras felicitar al triunfador, ahora ya podemos condenar rotundamente el intento como demócratas que somos. Más vale tarde que nunca.
 
Pero antes, para poder hacerlo con conciencia, recordemos que Erdogan, el presidente islamista, es conservador y heteropatriarcal, aunque sea el presidente elegido democráticamente... Espera, eso nos suena... ¿Tan democráticamente como Rajoy?

Y que el ejército turco era el garante de la laicidad del Estado, que está desmontando Erdogan.

Lo que sugiero es que los que votastéis a Unidos Podemos (ganadores en Euskadi), aquí estáis de una parte, contra la derecha, contra la religión  y contra el heteropatriarcado, y eso es justo lo que representa Erdogan allí. Y tal vez por eso, si fuérais turcos, habrías cuestionado la validez de sus victorias electorales, desde vuestra más estricta ética democrática, eso sí.
 
En plan basto: Erdogan es el Rajoy de Turquía. El presidente que quieren y el que no quieren los turcos. Si viviérais allí los jóvenes de Euskadi, estarías en su contra y dirías que sus victorias no valen (que si le votan los abuelos, que si reprime a los kurdos, que si controla los medios, etc.).

¡Hala, ahora ya podemos condenarlo con conciencia (el intento de golpe, claro, no a Erdogan) y firmeza democráticas! ¡No sé si han ganado los buenos o los malos, los míos o los otros, pero lo primero es la democracia, como en España! ¿O no...?

Qué lío, a ver cuando hacen la peli y me aclaro...

Yo tenía una amiga turca, Ayse. Hace tiempo que no la veo y la borré de Facebook en una limpieza que hice. Era de Estambul y moderna. Me imagino que estará contra Erdogan. Ahora me gustaría saber su opinión. Tal vez le mande un correo, si tengo el suyo.
 
Y que me perdone la gente más informada o que esperaba una opinión contundente o una toma de partido más claras. Esto lo he escrito para el común de los mortales (bueno, del usuario medio, joven y podemita, de Facebook en Euskadi, entre los que me incluyo), ante el despiste general. Y tal vez, los haya despistado más, al no decirles lo que tienen que pensar, pero esa es mi intención, que se queden moscas y saquen sus propias conclusiones.

Un saludo y zorionak a Erdogan otra vez. Mal que nos pese.
 
Y sobre todo, nuestras condolencias a los familiares de las víctimas que, como siempre, las pone el Pueblo.


jueves, 14 de julio de 2016

Zasca preventivo

Malos días (por el atentado-atropello masivo con camión- de Niza).

Las víctimas de Niza no se merecían eso, ni mis allegados, en los que pienso ahora. Si alguien va a escribir algo para sugerir lo contrario, como después del 23 de noviembre en París o como ya acabo de ver por ahí; si tú crees que todos los europeos nos merecemos eso, por favor, cita a los terroristas para que te liquiden a ti primero, pero deja en paz a los míos.
Por lo menos ahora los "pacifistas multisolidarios" os acordaréis en redes del resto del mundo, ése que tenéis olvidado entre atentado y atentado en Europa. Pero no saquéis otra vez las fotos de Kenia en abril de 2015 como si fueran recientes ni fotomontajes, que queda muy cutre.
Para esos "pacifistas multisolidarios" de pega: recordaros que hace nada, un atentado de ISIS con bombas segó más de 200 vidas en Bagdad. Tenéis fotos de sobra para hacer ahora, después de Niza, los carteles que tendríais que haber hecho entonces, cuando os dio igual. De nada.


Sí, acabo de inventar el "zasca preventivo". 


Actualización: mi último tweet (son las 9.00 am):

"Más votos para Le Pen, me temo.
  Niça
Ayer, Bagdad; hoy, Niza; ¿y mañana?
El ISIS no desaparecerá con abrazos ni buen rollito".




martes, 12 de julio de 2016

San Fermín tampoco tiene la culpa

 

Al hilo del monotema veraniego: "Violaciones y otras agresiones sexuales en San Fermín", que sufren más mujeres que hombres, y de las que los únicos responsables son los violadores:

 Las fiestas tampoco tienen la culpa
 
En primer lugar, una reflexión para hacer pensar:

¿Sabéis cuál es el lugar donde se producen más muertes?
Los hospitales.
¿Quiere decir esto que los hospitales son mortales?
No. Quiere decir que la gente, cuando enferma, sube allí, y por concentración de personas enfermas, sucede la acumulación de muertes.

Siempre que se concentra gente, alguien muere. Y no por la masificación o por aplastamiento, sino por una simple cuestión de estadística. Por ejemplo, en la carrera popular Behobia-San Sebastián, es habitual que muera algún corredor, en este caso, también por el esfuerzo.
Entonces, ¿el deporte, es mortal? No (otro tema es que el exceso sea malo y que haya que estar preparado).

A lo que quiero llegar es que violaciones hay siempre, y en todas partes.

Y si además, concentramos en una sola ciudad a cientos de miles de personas en unos días, es una simple cuestión de estadística que entre ellos se cuelen deleznables depredadores sexuales, como en cualquier otra situación de concentración de gente.
De hecho, alucinaríais con el porcentaje de psicópatas (1%) que nos rodea, según los estudios, lo que pasa es que no todos son tan tontos de ponerse a matar gente en serie, o no les da por ahí (la psicopatía no es una enfermedad mental, sino que sería más una... ¿anomalía?, no sé, tampoco soy experto, que a lo que lleva es a la falta de empatía y remordimientos, es decir, a ser un monstruo para los demás, un peligro en potencia, y de estos, abundan, especialmente en la clase política, con sus recortes, guerras y demás).

Así que estas fiestas, que ya muchos abogan por prohibir, tampoco tienen la culpa.
Ni la tele. Ni el porno (preguntad a vuestras abuelas cómo era en su época, cuando no existía internet). Ni, por supuesto, las chicas que enseñan las tetas. La culpa de que tantas mujeres, y también hombres, aunque muchos menos, hayan sido abusados en estas fiestas, la tienen única y exclusivamente los agresores, porque nuestra sociedad en su conjunto, o eso me parece a mí, ya no tolera estos actos, ni los disculpa, ni mucho menos los justifica.

Y no son tantos delitos, dada la masiva concentración de gente, como para romperse la cabeza con que algo falla (que si el sistema educativo, que si las nuevas tecnologías, etc., aunque siempre todo sea mejorable), sino que, desgraciadamente, como he dicho, si juntas 1.000 personas en un mismo sitio, la estadística te dice que 10 serán psicópatas, es decir, personas sin remordimientos ni escrúpulos. Así que échale que ahora mismo en Iruña-Pamplona, habrá unos mil psicópatas por lo menos, en su mayoría, hombres, de fiesta. Y no es porque sea San Fermín, ni por el verano, ni por el alcohol, ni por el heteropatriarcado. Cada uno de esos cabrones tendrá su historia personal, pero un punto en común: hacen honor a la frase "El hombre es un lobo para el hombre" (que creo que entenderemos sin que animalistas ni feministas se rasguen las vestiduras); es decir, que hay personas tan egoístas que son auténticos depredadores de otras personas y que nos cosifican a los demás, que sólo nos tienen en cuenta para satisfacer sus instintos, gustos o ambiciones.

Asúmelo, hay gente mala.
Y la seguirá habiendo aunque erradiquemos el machismo, el porno, la televisión, las fiestas populares, incluso aunque haya un apocalipsis y la población se reduzca drásticamente. Hay gente mala, son un peligro, no se puede detectar así como así, nadie está a salvo, etc., pero, ¿sabes qué? Que yo, sin ser especialmente listo, esto lo he sabido de siempre, lo tengo asumido y, aún así, sigo con mi vida. Y ahora voy a salir a la calle a pasearme entre la gente, y por pura estadística (mira que insisto), me cruzaré con algún asesino o violador en potencia; pero mira, no creo que le dé por mí esta tarde. Y no es que yo sea valiente. Yo tampoco quiero ser valiente, como dicen esos carteles ("Al volver a casa, no quiero ser valiente, quiero ser libre"). Ni mucho menos. Pero dejadme ser libre, como lo he sido siempre en la medida de lo posible.

Libre, entre otras cosas, para no ir ni de coña a San Fermín. Es una pena que esas fiestas populares sufran semejante invasión de borrachos incívicos. Porque lo de los agresores sexuales, como ya he dicho, es algo de siempre, en cualquier sitio. Y la culpa es sólo suya, de ellos.

Os dejo con una foto de protestas contra las violaciones en el mundo árabe, donde no hay San Fermines ni, en teoría, alcohol. Lo que echo en falta en la foto son hombres (aunque veo uno al fondo a la derecha). Porque en las manifestaciones de estos días, ahí estaban vuestros amigos, hijos, hermanos, primos, padres, abuelos, novios, con vosotras. Gente buena, que, también por estadística, es la mayoría. Y dejadme que os diga que han crecido en la misma sociedad que los agresores, e incluso es probable que hayan recibido la misma educación.
¡Y puede que hasta incluso vean porno!




Hala, me voy a la calle, a disfrutar. Aunque esté llena de hijos de puta, como siempre, como en todas partes.
Seguid con vuestra lucha, siempre habéis tenido mi apoyo, pero no os equivoquéis de enemigo.

Un saludo

Es algo personal

Acabo de publicar esto en beBee, una red social de networking por afinidad:

Es personal

¿Lo primero es la salud? ¿Entonces, por qué vivimos para trabajar, o para rendir más laboral y socialmente, en todos los ámbitos, más que trabajamos para vivir?
Con el actual miedo a perder el empleo, ir al médico se ha convertido en una parada en boxes dentro de una carrera de fórmula 1. "Deme algo para continuar".
Hace unos meses, ya escribí sobre el dopaje al que nos sometemos, tanto en esta red social como en mi blog:
Para este verano, me propongo cuidarme (y ya he comenzado gradualmente). Va a ser lo más importante que he hecho en mi vida por mí. Sé que soy afortunado porque no cualquiera puede permitirse hacerse este planteamiento ni este propósito.
Quedo a su disposición para empleos que me satisfagan, que no pueda dejar pasar, pero tengo clara mi prioridad para el mes de agosto: desintoxicarme, cuidar mi alimentación, abandonar hábitos perniciosos como el tabaquismo...
Mis motivaciones: mi esófago destrozado por los nervios, pero también por los hábitos, y que amenaza con mandarme al quirófano; mi familia (unos padres que algún día necesitarán mis cuidados, y una hermana y una sobrina que no tienen por qué hacerse cargo de cuidarme si yo no velo primero por mi salud); que mi sobrina tenga un tío sano y no se lleve una idea equivocada de lo que no quiero que sea su vida... Me sobran razones.
(seguir leyendo debajo de la foto)


Esto es algo personal. Personal no de selección de personal, sino de prioridades. Estamos cansados de oír que hay que poner a las personas en primer plano. Pues bien, hagámoslo, pero en modo: "Aquí estoy yo". Porque nadie lo va a hacer por nosotros. Ni nuestro médico, ni nuestro jefe, ni Recursos Humanos. Unos recursos que, como los del planeta, no son infinitos, y hay que reponer, reciclar y cuidar. No esquilmar ni agotar.

Un saludo saludable



lunes, 11 de julio de 2016

Magaluf del pintxo

"Este verano va a haber infartos y suicidios en hostelería".
Tanto el título de esta entrada, como la cita precedente, pertenecen a un colega, de profesión, camarero, al que no nombro por si acaso.
Tengo alguna experiencia en ese sector, pero poca. Siempre he abogado por que, como clientes que somos todos y cada uno, todos deberíamos probar una temporada lo que se siente al otro lado de la barra.
No me sirve el argumento de los clientes más exigentes: "Yo también trabajo, y en mi trabajo también me exigen y tengo que cumplir". Precisamente por eso, deberían de ser más solidarios con la persona que les está atendiendo.
"Donostia gordura" (en vez de kultura). Este juego de palabras tampoco es mío. Y es que la capitalidad europea de la Cultura 2016 ha coincidido con un nuevo boom del turismo, que se reedita año tras año, superando cada temporada la anterior con creces. Y el atractivo arquitectónico y paisajístico de Donostia siempre ha ido de la mano con su oferta gastronómica, que ha convertido la Parte Vieja de la ciudad en una "Magaluf del pintxo", como dice mi amigo.



"No hay industria. De algo tenemos que vivir (en Donostia)", dice también mi amigo camarero. Si nos dejan (vivir). Porque por ejemplo, otra consecuencia nefasta del auge del turismo, es que se ha vuelto imposible alquilar una habitación para unos meses a un precio asequible en San Sebastián, ya que todos los propietarios tiran para el negocio de los pisos turísticos.

Otra reflexión, no muy alejada de la anterior. Ahora mismo ando chateando con una amiga sobre lo que yo llamo "la guerra del todos contra todos". Autónomos que cargan contra funcionarios. Emprendedores que tienen por acomodaticios a los trabajadores por cuenta ajena. Feministas que odian a los hombres. Hombres misóginos. Treintañeros como yo que damos lecciones a los más jóvenes y despreciamos su reggaetón. Podemitas contra peperos. Etc. Todos contra todos.
Y es algo que nos perjudica a todos, y esto lo digo por mucho que yo a veces me ría del buen rollito y el espíritu "one love" de los rastafaris, pero un poco de eso nos vendría mejor a todos.



YOUTH BRIGADE - The Best Of Youth Brigade 2002 [FULL ALBUM]

sábado, 9 de julio de 2016

Reflexiones varias

A continuación, os obsequio con una serie de reflexiones, que cuestan menos que las flexiones, y que, además, las estabáis esperando, porque en junio he estado muy callado.

En primer lugar, por lo del torero muerto hoy (que por suerte, en los encierros de San Fermín de este año, de momento, no ha habido muertes).
El toro es un animal precioso e inocente, pero, qué cosas, me identifico más con mis congéneres, incluso con los toreros y los guiris borrachos, quienes tengo entendido que son de mi misma especie, animalicos de Dios como yo.
Así que desde aquí, aún a costa de grangearme enemistades, abogo por la protección del género humano, me declaro humanista, y apelo a prohibir a las personas enfrentarse a otras bestias por su propia seguridad.
Y ya, de paso, que prohiban el tabaco para agosto, que es cuando quiero dejarlo (pero que lo prohiban bien prohibido).
Porque, admitámoslo, no sabemos cuidarnos solos.
 
Por otra parte, sobre el amor. Rula por ahí la siguiente carta, muy buena:
http://ohyeea.com/haz-lo-sea-no-parezca-amor-la-carta-la-miles-se-identifican/
Critica la tendencia actual a fingir que pasamos del amor, que sólo queremos sexo, que no sentimos nada, y a rehuir el compromiso.
Desde aquí declaro que dejaré de fingir que sólo quiero sexo cuando cualquier cosa que se asemeje a una declaración de amor, aunque sea un simple "me gustas" o demostrar que te importa la otra persona, no suponga ponerla en fuga.
Es decir, que me enrroco en el "tú primera"
 
Por cierto, ¿sabéis qué es un 68? Un "te debo una".

Otro tema de actualidad: un artículo que se titula: "¿Por qué estoy agotado si tengo sólo 30 años?".
http://www.revistagq.com/noticias/articulos/por-que-estoy-agotado-si-tengo-solo-30-anos/23864
La respuesta es bien sencilla. El autor tiene mucha vida social, un curro relativamente exigente, habla a diario no sé cuántos idiomas y, en su tiempo libre, así como en sus vacaciones, realiza todo un despliegue de actividades a cual más cool. Seguro que tiene barba y moño. Termina diciendo que igual es que es un poco gilipollas. Yo no podría decirlo mejor. 

Y mi favorito: el de la carta a la chica del bañador verde, no por previsible menos hermoso:
¿Qué puedo decir? Me ha conmovido. Me siento el chico del bañador verde, que a veces os olvidáis de nosotros y yo no veo más que maromos musculados y de facciones proporcionadas en los medios.

 
Cuando Facebook me pregunta "¿Qué piensas?", no sabe lo que hace. Y yo, entro al trapo. Como los animalicos astados. 

Hala, a cascarla (pero con cariño)
 
Me despido con un cartelico, que así parezco más listo, si cabe:


miércoles, 6 de julio de 2016

Je suis Unai

Egunon. Buenos días.

Mi primer monólogo del pasado domingo 3 de julio en Doka espantó, indignó y puso en fuga a una pareja de mujeres de pelo corto y look característico (con el que no me meto en absoluto; nótese que es una mera descripción).
En primer lugar, quiero agradecer la asistencia y complicidad de todas aquellas personas que han asistido a mis monólogos de este año: 30 de marzo en Callejón; 4, 19 y 26 de junio en Sunugal; y el referido del pasado domingo en Doka, que ya anuncié previamente que sería el último por una temporada.
Mi reconocimiento también para un currante de esto, como es Aitor Nabarro, que confió en mí para el festival del pasado domingo y me mostró su apoyo tras el mencionado incidente.

¿Y qué dije, pues?
Pues bien, esa pareja comenzó a indignarse, moverse en el asiento y mirar mal a quienes se reían con mis gracias con el siguiente chiste (que era eso, un chiste):

"El otro día iba yo por Donostia, por la calle Okendo, y vi un local morado que ponía 'Casa de las mujeres'. ¡Coño! -nunca mejor dicho-. Así que entré. Y no era lo que yo pensaba".

En este momento, se produjeron risas y la primera reacción de indignación de las dos mujeres.
Nada más subirme al escenario, yo ya había intuido su presencia, más que visto, porque ellas estaban en la mesa más cercana al escenario y yo, en cambio, miraba a la de mis amigos, justo detrás, también en el centro; o si no, miraba a los laterales, pero percibía en mi campo visual la incomodidad de esta pareja y por ello no les hablaba a ellas, porque intuía que iba a recibir un feedback negativo.

El chiste terminaba: "Descubrí que era un local donde las mujeres se ayudan unas a otras. Joder, qué buena idea. ¿Y yo, dónde tengo que ir?, pregunté. ¿Dónde está la casa de los hombres? ¡Joder, no sé qué dije, que casi me pegan!".

Soy plenamente consciente de que hay un problema en esta sociedad. Pero no se limita a esa visión cerrada de la supuesta prevalencia social de todos los hombres frente a la supuesta subordinación o discriminación de todas las mujeres. Es algo más amplio, mucho más complejo, como todo en esta vida. En primer lugar, los primeros que sufrimos a los otros hombres somos los niños en el patio del colegio, esa selva donde pirma la ley del más fuerte y bruto. A partir de ahí, los hombres sufrimos un corsé, a no ser que seas gay (afortunadamente, hoy en día, aunque este colectivo aún sufra agresiones, existe esa opción, por lo menos), hay una forma muy limitada de ser hombre. Así que yo también, como muchos otros, me considero víctima del hetero-patriarcado, a pesar de ser hombre y hetero.

Esto, por supuesto, es mi opinión. Ya advertí al principio de mi monólogo que ni el Doka ni Nabarro se hacían responsables de mis opiniones, que son eso, opiniones. Y soy consciente de que mi opinión se sale del discurso dominante, al menos en la opinión pública y en redes sociales, de lo fácil, que va contra corriente. Y me alegro por ello, y me alegro todavía más de haber alzado mi voz en un escenario, de haber descubierto que muchas otras personas apoyaron mi libertad de expresión, que no nos amargaron la fiesta esas dos intransigentes, que sintonicé con muchas otras personas que, tal vez, no alcen su voz en público ni en redes sociales, pero que también tienen sus propias opiniones, que no dejan que los carteles de Facebook les digan lo que tienen que pensar, porque, si dos piensan lo mismo, uno de ellos piensa por los dos, y si todos repiten lo mismo, es que la mayoría no piensan lo que dicen o no dicen lo que piensan.

Por si a alguien le interesa, el chiste (repito, chiste) que hizo que ambas mujeres salieran de estampida fue el siguiente:

"El feminismo tiene razón en muchas cosas. Por ejemplo, en lo del lenguaje. ¿Por qué cuando algo es bueno, es cojonudo, y algo aburrrido es un coñazo? ¡Por qué no podemos decir que algo es coñonudo!
Y es que es verdad que vivimos en una sociedad falocéntrica. ¡Pero también por culpa de algunas mujeres! ¡No caigáis en la trampa! ¡Es una maniobra de distracción! ¡Han conseguido desviar la atención del tamaño de sus pechos al de nuestros penes! ¡Los negros son la nueva raza superior! ¡Un falo, un falo!".

Con esta última exclamación, ambas se levantaron como un resorte y huyeron de mala hostia.

Si alguien encuentra en estos chistes algo malo contra las mujeres o los negros, que se lo haga mirar. Y además, si sólo se puede hablar mal en esta sociedad de los hombres de la mayoría étnica local (nosotros los morenos, rubios y pelirrojos; me niego a que me llamen blanco, como la horchata), heteros, bueno, ya me entendéis, no sé cómo seguir porque no me considero un privilegiado ni de coña, o bueno, sí, por muchas cosas, pero sé de sobra lo que es la marginación, la discriminación y la exclusión, por diversos factores, entre ellos, desde hace algunos años, por mi enfermedad mental; pero decía, que si sólo se puede hablar mal de "nosotros", apaga y vámonos.

Me alegro profundamente de que el domingo no triunfara la censura políticamente correcta. Gracias a todos los que lo hicistéis posible, especialmente a Nabarro y a Eneko.

Un saludo


martes, 31 de mayo de 2016

Gora España - Lendakaris Muertos

Allá va. Entrada polémica.
No hay nada más contracorriente y rompedor en Euskal Herria que ponerse la camiseta de la Selección española. Justo como la que llevaba el cantante de Lendakaris muertos cuando les vi en 2013 en el festival En Vivo en Bilbao.
Gora Euskadi es lo fácil (en Euskadi). Gora Euskadi y la marihuana eta borroka feminista y abajo la religión católica (las demás molan, especialmente si vienen de Oriente), y venga una y otra vez. "Si cuando dices algo nadie se molesta, es que no has dicho absolutamente nada" es una exageración, pero algo tiene de cierto.
"Sólo los peces muertos siguen la corriente". Que por cierto, esto de tirar de frases hechas también es de cerebros adormecidos (claro, tanta maría, tanta maría...).
Mucho break free, revolución de palo, pero sin saliros del guión, no vaya a ser que no os den me gustas.

Jugaís en casa y sobre seguro, porque durante décadas, la calle ha sido abertzale. El dominio nacionalista del espacio público era tan arrollador que discutir esas ideas era políticamente incorrecto y corrías riesgo de marginación. Su hegemonía derivaba de la legitimidad moral de los reprimidos, de las víctimas de la represión franquista (un saludo, bisabuelo Doroteo, allá donde esté tu cuerpo, aunque tú fueras un represaliado no nacionalista, un riojano que vino a Euskadi a ganarse la vida y le pilló aquí la feroz masacre fascista, tan cruenta aquí como en Madrid; esa guerra la peridó toda España, no sólo Euskadi).
Y así, por ejemplo, cuando unos pocos valientes salieron a celebrar el triunfo de la Roja en la Eurocopa de 2008, e intentaron parar el tráfico en la calle San Martín de Donostia, la Guardia Municipal pidió ayuda a la Ertzaintza, que repartió porrazos para disolverlos, como "manifestación no autorizada" que era.
Aunque esto es más una anécdota graciosa comparada con años y años de amenazas, coacciones, pintadas siniestras, seguimientos, "sé dónde vives", etc., de los matones de la izquierda abertzale, "tenemos la razón y el pueblo está de nuestra parte, pero por si no, lo amedrentamos", repentinamente reconvertidos al pacifismo.
Curiosamente, en esta espiral de acción-reacción, en la que a la represión franquista sucedió el resurgir patriótico y la práctica imposición del euskera a quienes nunca en su historia lo habían hablado (los inmigrantes que llegaron a Euskadi de manera tan masiva que no necesitaron aprenderlo, como mi abuelo Alberto antes de la Guerra Civil), ahora toca de nuevo una reacción, la de los chavales que hablan castellano en los patios de las ikastolas y en las redes sociales.

¿Y así, hasta cuándo? Bueno, soy positivo, la verdad es que cada vez nos tomamos con más filosofía y humor la cuestión identitaria, como indica esta canción, fiel al estilo Lendakaris muertos:

lunes, 30 de mayo de 2016

Decrecimiento /Recuperemos nuestras vidas

Hola.

He creado en la red social beBee, que aúna networking con afinidades, la colmena Decrecimiento.

Dicho espacio pretende servir de refugio a quienes hemos comprendido que otro crecimiento es posible y necesario, uno personal y de bienestar, frente al que destroza el planeta, amenaza por tanto nuestra propia superviviencia como especie, y nos impide disfrutar y conciliar todas las facetas de nuestra vida (como hace beBee ; ).

El dinero debería ser un medio y no un fin. Desarrollar actividades forzosas para poder tener techo y comida (y poco más) a cambio de nuestro tiempo y nuestra salud (de nuestras vidas) y en aras del lucro de unos pocos va contra nuestro bienestar y nuestra dignidad.
Otro mundo no sólo es posible, sino necesario.

Sí, esto es re-evolucionario, y es una corriente llamada Decrecimiento. Si quieres, es una involución hacia tiempos más felices, que los ha habido, aunque la esperanza de vida entonces fuera de 30 años, porque la vida no se mide por su duración, sino por su intensidad, y entrar en un túnel cada lunes para salir el viernes o el sábado acorta tu vida tanto tiempo como pasas en él.

Si tú también crees que la vida es otra cosa, únete al grupo Decrecimiento en Facebook o a la colmena del mismo nombre en beBee.

Si tienes la cabeza tan comida que para ti somos unos vagos, lo siento por ti. Sé feliz (si puedes).

Ah, ¿que la vida no consiste en ser feliz? ¿Qué es, un "valle de lágrimas", como en el medievo? Perdone que le diga que es usted un pringado, señor obrero neoliberal, porque está sosteniendo con su sacrificio a unos pocos que SÍ son felices. Agur, pringado.

Para los demás, bienvenidos a la nueva era.



domingo, 29 de mayo de 2016

Concierto de Stellivm en Alboka /¡Queremos Max!


Max Montlleo ya no está solo ante el peligro. Ahora lo arropan Hristo al saxo y Antxon al bajo, dos músicos competentes que aportan atmósferas y ritmo a las sólidas composiciones de Montlleo, un frontman aparente y con buena voz que bebe de las influencias del grunge y de todo lo que ha mamado.

La banda que conforma este trío se llama Stellivm, que es una alineación de planetas. Ayer, precisamente, parece que se conjugaron los astros, se confabularon, para que todo saliera redondo, fue una conjunción cósmica entre la música, el público, el escenario y los artistas.

Como he dicho en anteriores crónicas o críticas, no soy crítico musical y sí muy amigo de mis amigos, y ellos lo son. De amigos y familiares se llenó ayer el bar Alboka, donde debutó Stellivm, que al terminar el bolo pidieron "Max" (somos así, muy de chistes fáciles :D ).

No sólo gente cercana, sino que también asistieron otras muchas personas, a las que el concierto satisfizo, según inferí de que se quedaran y de lo que comentaron algunos.

Al terminar, Max comentó que el público le había insuflado energía. Para eso estamos, amigo.

Un abrazo

jueves, 26 de mayo de 2016

Elogio de la lentitud

Buenas a todos. 
Yo era un periodista acelerado. Incluso tomaba estimulantes (en EE UU, el consumo de estas sustancias ha aumentado el 70% desde 1998 en el contexto laboral). Hacía turnos de doce días, como la mayoría de mis compañeros. La inmediatez es un principio en periodismo, y se convierte en urgencia. No habría demasiado problema si, pasada esa "emergencia", motivada porque el lector quiere "ya" la información, nos relajáramos un poco. Mi segundo brote psicótico me descabalgó de esa loca carrera. Ahora he aprendido a vivir con calma, mi mayor conquista de mis 30 y tantos es que duermo mejor que nunca y, sin embargo, me topo con la incomprensión social de este mundo acelerado. Por eso me uní al grupo de Facebook Decrecimiento y he creado la colmena del mismo nombre en beBee.

¿Hay alguien ahí? ; )

Tengo que decir que igual vuelvo al periodismo (de hecho, ya estoy mandando CVs de periodista, y mis perfiles en Linkedin y beBee evidencian qué es lo que me interesa), aparte de por vocación, porque mi último trabajo ha sido en hostelería (¿qué os voy a contar de cuándo quiere el cliente todo?) y en el anterior, buzoneando en una empresa de "trabajo protegido", nos cronometraban.

Un saludo.

Os dejo un enlace muy interesante sobre el libro "Elogio de la lentitud", del también periodista Carl Honoré

http://www.elblogalternativo.com/2009/07/21/elogio-de-la-lentitud-de-carl-honore-vivir-deprisa-no-es-vivir-es-sobrevivir/#comment-461151

Desempleo del 85%-¿Por qué?

Buenas.
El 85% de las personas con trastornos mentales graves (esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo -el mío-, bipolar) no está trabajando. Digo no está, porque supongo que seremos muchos los que entramos y salimos del paro. Pero muchos otros se apearon hace tiempo del mundo laboral.

¿Por qué?

Ahí va mi lista:

  1. Estigma, discriminación. Es difícil ocultar algo así, porque aunque estés estable y bien, se refleja en tu trayectoria, que el empleador tiene a la vista en tu CV. ¿Cómo explicas esas lagunas de actividad de cuando estuviste malo? ¿Cómo defiendes tu aptitud si hace tiempo que no desempeñas ese puesto?
  2. Sobreprotección (sobre todo, familiar). "Nunca te va a faltar nada, no te preocupes". Tus padres saben que el estrés o el cansancio pueden afectar a tu salud mental, así que te protegen del mercado laboral. También se dan casos de familias que empujan a sus hijos al empleo, pero esta presión puede dañar su salud. Aunque bien es cierto que la sobreprotección es muy perjudicial.
  3. Falta de confianza. Difícilmente vas a conseguir un empleo si te sientes un inútil. El primero que tiene que sentirse apto para convencer a un empleador eres tú. La medicación, muchas veces, al contrario que los estimulantes, mina esas seguridad y confianza tan necesarias a la hora de llamar a cualquier puerta.
  4. Acomodamiento. Has descubierto que no se está tan mal sin trabajar, mantenido por tu familia o por el Estado, si se da el caso.
  5. Desmotivación. Hace tiempo que tu enfermedad te apeó de poder conseguir una "vida normal". Te ves sin pareja y con dificultades para tener familia, si es que todavía te queda esa opción. ¿Para qué te vas a esforzar? Además, la propia medicación refuerza la desgana y la apatía. 
  6. Pérdida de facultades. ¿Por qué no decirlo? Según el caso, esto también se da.
  7. La situación del propio mercado laboral, en el que hay menos puestos, y cuando encuentras uno, las condiciones no invitan a salir del acomodamiento.
  8.  
    Lo dejo aquí de momento.
    Un saludo. 
     
     

Nuevenoventaicinco - Para ser uno de los primeros

"Dijistéis que era para mí. / Me hicistéis avanzar junto con los demás intentando conseguir lo mismo. / Sigue para ser importante. / Y no irás a pararte, lo tienes ahí delante, ya casi está, un paso más, buen chico. / Ven a masticar tu mediocridad. Di que quieres más. Tú pide. / Cada vez quieres más para tu bienestar. / Sin descanso. Sin descanso. / Y no irás a pararte, debería avergonzarte, ya casi está, un paso más, buen chico".

lunes, 23 de mayo de 2016

Ojalá fuera un cuento /Por el decrecimiento

Un día, Henry Ford pensó que, si sus trabajadores no podían comprar los coches que ellos mismos fabricaban, nunca se venderían.
Así que, de un mes para otro, les dobló el sueldo.
Y los trabajadores se compraron el coche.
Nació así lo que vino en llamarse "sociedad de consumo". Y no estaba muy bien vista. "Agotamos los recursos del planeta", decían.
Este sistema se combinaba con otro que se llamaba "Estado de bienestar", basado en servicios sociales tales como la educación o la sanidad, a las que todos los trabajadores tenían derecho.

Entonces llegó la crisis de 2008, y las mentes que rigen el mundo decidieron que todos teníamos que apretarnos el cinturón para remediar el estropicio que habían hecho los especuladores. Y vimos reortadas sanidad y educación, y descubrimos, con tanto desahucio, que la vivienda no era un derecho sino un bien de consumo más, con el que tanto se había especulado.

Cito aquí a un tipo que he leído hoy en Facebook, en el grupo Decrecimiento, un tal Dubitador Dubitadore:
"La prosperidad la atribuimos al capitalismo, cuando en realidad debe atribuirse a las intervenciones que se le aplicaron para frenar sus peores tendencias, aunque no se impidió la depredación de paises más débiles, so pretexto de estar llevándolos el desarrollo.

El nuevo liberalismo se dedica a desmontar aquellas intervenciones y restricciones que hacian posible la prosperidad y la democracia".


Entre aquellos límites que se pusieron al capitalismo salvaje estaba el de las jornadas de trabajo. La semana de 40 horas fue una conquista de la lucha obrera, como muchas otras, conseguida con huelgas y manifestaciones de ésas que ahora se dice que "no sirven para nada", mientras eslóganes como "tus horas extra, mi paro" ilustraban el reparto de un bien entonces abundante: el empleo.

Que ahora resulta que no hay. Que no hay empleo, o puestos de trabajo. Y se ha creado una nueva clase social, a la que nos ofenden con el nombre de "parados", frente al inglés "unemployed" o "desempleado", mucho más digno.

Y que hemos descubierto también que no éramos clase media. Y que comenzamos a vivir peor que nuestros padres: de alquiler en vez de en propiedad, por ejemplo. 


Considero que asistimos al suicidio del sistema, al pelotazo de unos cuántos acaparadores (el famoso 1%) que están amasando fortunas mientras dinamitan todo lo que sustentaba el desarrollismo y el crecimiento, a saber: la sociedad de consumo, su combinación con el estado de bienestar que propició el baby boom de los 60 (ahora asistimos al envejecimiento de la población; en mi territorio, Gipuzkoa, los mayores de 65 ya son más que los menores de 18) y la ahora famosa "conciliación", es decir, la compatibilidad entre la vida laboral y la familiar, que aseguraba el relevo de la tan necesaria mano de obra, un bien que ahora parece que les sobra a los de la cúspide.

A la par, los obreros comienzan a indignarse. Votan a la ultraderecha, como en Francia (donde el Frente Nacional ganó las municipales y regionales en la primera vuelta, y socialistas y conservadores debieron unirse en la segunda para impedir su victoria) o en Austria (donde el voto por correo ha dado la presidencia in extremis al candidato ecologista frente al más reaccionario), o a opciones como Podemos en España, porque están hartos, y los jóvenes se sienten engañados. En nuestro país, el PP sólo es la primera fuerza entre los mayores de 65 años; por debajo de esa edad, es la cuarta en intención de voto. No obstante, como he dicho anteriormente, la población está tan envejecida, que PP y PSOE obtuvieron el 50% de los votos emitidos el 20 de diciembre. Pero se barrunta que, tarde o temprano, la balanza se inclinará a favor de los "emergentes".

Pero poco les importará a ese 1%, a los amos de nuestros gobernantes "democráticos", que caigan estos, porque ellos ya se habrán fugado con su botín a sus paraísos fiscales cuando esto haya ocurrido.

Toda esta reflexión la ha inspirado una noticia que he extraído de diariovasco.com hace nada, y que me recuerda que los nórdicos, siempre más avanzados, experimentan en Suecia la reducción de la jornada laboral con buenos resultados (sin que baje la productividad):

"La jornada de seis horas en Suecia hace feliz a los trabajadores… y a las empresas
La ciudad de Gotemburgo realiza un experimento con el que ha demostrado que reducir la jornada aumenta la productividad al mejorar la calidad de vida de los empleados ".

Ojalá esto sea una señal de los nuevos tiempos. Aparte, aunque la productividad y el consumo decayeran, ¿no nos insistían tanto, antes de la crisis, en que nos estábamos cargando el planeta porque el crecimiento ilimitado (por pura lógica, además) era una quimera? ¡Pues decrezcamos! ¡Vayamos hacia la sostenibilidad y conciliemos todas las facetas de nuestras vidas!

Y así es como los europeos redescubrimos otra forma de crecimiento: el personal.

Para rematar la faena de los planos social, económico, laboral y ecológico que he referido, espero que algún día, decrecidos ya los europeos, pero espero que no convertidos en mano de obra barata, un tal Wang, a la sazón empresario en China, decida que ya es hora de que sus empleados se compren el producto que fabrican, ya que no pueden hacerlo en Occidente, y así les doble el sueldo como hizo Henry Ford, y todo se equilibre de nuevo.

(Si creéis, como yo en cuanto la escuché, que la anécdota de Ford es tan buena como pienso, por favor, no os molestéis en comprobarla, como tampoco he hecho yo nunca; es demasiado buena para ser falsa, merece ser auténtica, sea quien sea el protagonista).



sábado, 21 de mayo de 2016

No entiendo #RiveraVenezuela

Para que yo lo entienda: ¿Rajoy y Rivera se presentan a las elecciones en Venezuela o en España?
Y, si Venezuela es tan dictadura, ¿cómo dejan entrar a Rivera y, además, que hable en su Congreso???
Es que no lo entiendo.
Porque qué malo es el comunismo.
Y en China, el país más poblado, gobierna el Partido Comunista. Eso lo tengo claro.
Lo que no me acaba de cuadrar es porque n Españñña, que somos los buenos, es decir, capitalistas, cada vez curramos más por menos (como los chinos).
¡Que alguien me lo explique!!!
Y de paso, esto:
“Hoy en China el dinero es una especie de religión que está por encima de todo”
El cineasta chino Jia Zhang-Ke, uno de los más valiosos de los últimos tiempos, revela en su nueva película, ‘Más allá de las montañas’, los nocivos efectos en las emociones y en las tradiciones de una sociedad que se ha vuelto violentamente consumista.

El comunismo es tan-tan malo, que he oído que ahora los chinos tienen que pagar cuando van al médico. ¡Qué diferencia con España!

¡El comunismo es peor que AlkaETA!!!

¡Y la estelada es comunista!!! Por eso la habían prohibido en la final de la Copa del Rey. Pero espera... Si un juez la ha admitido... ¿Hay jueces comunistas en Españñña???

¡Ah! Me olvidaba de Cuba. Que también es comunista. No sé a qué van tantos españoles allí de turismo, sinceramente.




 

lunes, 16 de mayo de 2016

"¿Te has tomado la medicación?"




“¿Te has tomado la medicación?”

Hay algo intrínsecamente malo en esa pregunta. Te está diciendo: “Eso que estás diciendo (o tu ira, o tu carácter, normalmente aletargados por los fármacos y a los que parece que perdiste hace tiempo el derecho) no es válido, tienes un fallo que debe ser subsanado con esas pastillas, vuelve a tu ser acomodaticio y pasivo al que nos tienes acostumbrados, mantente en tu rol”.

El primer concepto que hay que superar es aquel mágico e infantil de que la medicina es algo que nos cura cuando estamos malitos. Los antipsicóticos no curan. Sí que sirven cuando tienes un episodio agudo para resetearte. Se supone que, en ese estado psicótico, según la psiquiatría, eres “refractario al diálogo”, pero no es que los psiquiatras sean unos genios de ese arte.
Los antipsicóticos, más o menos, lo que hacen, y esto te lo podrá decir cualquier psiquiatra honesto que no te trate como a un menor de edad, es disminuir o controlar el nivel de dopamina de tu cerebro, de forma más o menos agresiva. Los hay muy primitivos y violentos, como el Risperdal, que en su día me provocó todos los síntomas del Parkinson.
Cuando padeces Parkinson, mueren tus neuronas que producen dopamina. Los antipsicóticos no matan esas neuronas (o eso espero y me han dicho), pero sí que las bloquean.
¿Qué función cumple la dopamina en nuestro cerebro? Muchas. Psicomotriz, de alerta, de motivación, de confianza en ti mismo, de valor. La cafeína, por ejemplo, es un dopaminérgico, como el enamoramiento. No es casual que los pacientes psiquiátricos suelan engancharse al café, al igual que el 60% fuman tabaco, otro estimulante que sólo te relaja cuando eres adicto, y que está comprobado que bloquea la acción de los antipsicóticos.

¿Y sabiendo todo esto, por qué te las tomas?

Tal vez la respuesta es: porque hace tiempo que surtieron efecto y dejaste de creer en ti mismo.
A los pocos días, entras en razón y recuerdas que, cuando anteriormente, aquel médico tan alegremente te los retiró o dejó al mínimo, tuviste tus segundo y tercer brote psicótico. Y pones fin a tu debate interior.

Pero sabes que la amargura y el enojo persistirán, pues no te dejan vivir plenamente, sólo los tomas para evitar males mayores, te sientes castrado pero sabes que estás entre la espada y la pared, y no tienes siempre presente el argumento del párrafo anterior ni el comportamiento de esas personas diagnosticadas que conoces y que no se los toman, y a quienes no te quieres parecer.

Y vuelta a empezar.